Jue. Dic 8th, 2022
Viera celebra el gol de la victoria con Benito.  /cubrir

Viera celebra el gol de la victoria con Benito. / cubrir

El capitán estuvo a punto de marcar el gol de la victoria ante un Cartagena que resistió como pudo con un jugador en menos de la primera parte

No siempre llega a la meta el más rápido, sino el más astuto. lo explicaste perfectamente
el cuento de la liebre y la tortuga. En Gran Canaria, la UD corrió como nadie. Buscaba desesperadamente un gol ante el Cartagena con un jugador menos desde el primer acto. Y, casi sobre la bocina, cuando ardía el corazón, lo de siempre,
Jonathan Viera, mantuvo la calma.
Benito galopaba como un velocista y lo devolvió donde esperaba
el capitán para desatar la locura en Siete Palmas. Victoria, liderato, 23 partidos de Liga consecutivos sin conocer la derrota y un cálido aroma a Primera División.

Las Palmas ha mostrado alegría desde el inicio de la competición.
Pejiño hace el quiebre, Enzo galopa hacia las zonas de interior, Clemente acaricia el balón y Sandro han dejado movimientos de jugadores de mayor categoría. Alta presión y ataque demoledor sobre Cartagena, que no abandonaba su campamento. Normal, cuando la UD empieza a jugar al fútbol, ​​pocos en Segunda División se resisten a ese ritmo. Y Viera aún necesitaba cometer las jugadas. A la vuelta, por si quedaba alguna duda, se cortaría por el carril rápido, con un omnipresente Loiodice que estaba por todas partes.

sergio cardona tuvo la más clara del primer acto. Al 30′, en un buen contragolpe tras recuperación,
Viera vio escapar al catalán y le metió en el remate para Aarón, que respondió escupiendo el balón para patear una esquina. La gambeta de Pejiño estaba en llamas. Pregúntale a Datkovic, que seguro tendrá que curarse la cadera tras batirse en duelo con el hombre de Barbate. Las ganas de Pejiño de volver a marcar la diferencia eran evidentes. Y qué placer recuperarlo para la causa.

Leer también  El balón insiste en que no entre y Las Palmas se consuela con un punto

En el 42 se quedaría con un Cartagena menos, cuando Pablo vio la segunda tarjeta amarilla. Tomó una marca de pipa de la casa de Viera, que ya se dirigía a la puerta, y la tiró al suelo sin miramientos. El Gran Canaria rugía sabiendo que mantener el liderato era un paso adelante. Los visitantes le habrían confiado todo a Sadiku, pero frente a él tenía a Coco y Eric cerrándole todas las vías de escape al albanés. En el descanso, tablas, pero sensaciones más que positivas. Las Palmas lo había hecho todo bien. Faltaba el gol.

Después del descanso,
la UD se ralentizó para hervir sus ataques.
Pejiño siguió a los suyos. Más Pejiño que nunca. El público cantó uno de sus goles que poco a poco se fue alejando y el efecto óptico le jugó una mala broma a la afición. Pero el chico de Cádiz era travieso. Viera dominaba la zona de la letalidad y Enzo empujaba al Cartagena a hundirse. Precisamente, en una frenada del centrocampista galo, Aarón tuvo que trabajar mucho para evitar que se abriera la lata. El conjunto de Pimienta siguió insistiendo, aún a media hora del final.

El técnico, en el 62, mueve el banquillo. Estaban Clemente y Pejiño, cosa que no se entendía porque era el mejor de los amarillos; dentro de Benito y Marvin. Piernas frescas, pero bien podría haber optado por renovar los laterales y ganar coraje en ataque desde atrás.
Viera prueba a Aarón tras un buen taponamiento con Sandro, pero su tiro es centrado. El tiempo empezaba a ser el enemigo. En 1970 se cayó el estadio con Álex Suárez entrando en el césped de Vitolo. Marvin ha bloqueado su sitio.

Leer también  Yeremi Pino, del Barrio Atlántico a Qatar

Hasta el último tiro

Con el Cartagena tirando todo tipo de trucos, perdiendo el tiempo con los jugadores sobre el césped con actuaciones dignas de dramatismo, a la Unione Sportiva se le acabó el tiempo.
tres para iry después de que casi le arrancan la camisa a Florin Andone,
Moleiro no encontró portería.

Y, cuando parecía que Las Palmas no podía, cuando todos corrían hacia adelante, el capitán se detuvo de golpe. El más rápido no siempre viene primero.
Benito voló, tras un servicio de reserva de Vitolo, hasta el fondo y Viera esperó el paso detrás de él. No faltaba lo de siempre (1-0). El que está casado con la gloria de Gran Canaria. Desató la locura para poner terreno en el medio de la tabla, donde los amarillos son los que mandan. Ilusión dichosa.

1
UD Las Palmas

Álvaro Valles; Álex Suárez (Vitolo, min. 70), Coco, Eric Curbelo, Sergi Cardona (Moleiro, min. 76); Loiodice, Mfulu, Jonathan Viera; Pejiño (Marvin, min. 63), Sandro (Andone, min. 76) y Óscar Clemente (Benito, min. 63).

0
FC Cartagena

Aarón; Calero, Alcalá, Pablo Vázquez, Datkovic; Mikel Rico (Arribas, min. 90+1), Musto; Borja Valle (Jansson, min. 64), De Blasis (Luca Sangalli, min. 84), Jairo; y Sadiku (Ortuño, min. 64).

  • Objetivo:
    1-0, min.92: Jonathan Viera

  • Árbitro:
    Oliver De la Fuente Ramos (Comité Castilla-León). Expulsó al visitante Pablo Vázquez por dos tarjetas amarillas (minutos 34 y 43). Además, amonestó a su compañero Musto.

  • Accidentes:
    partido de la duodécima jornada de LaLiga SmartBank 2022-2023 disputado en el Estadio de Gran Canaria ante 19.876 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento de Dionisio Nuez Robaina, ‘Niz’, jugador de la UD Las Palmas entre 1965 y 1972.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *