Mar. Feb 27th, 2024
Pánico UD Las Palmas (0-1)

Era el día señalado. Todo era perfecto. El subcampeón UD se presentaba al partido ante el Real Oviedo después de que Granada hubiera perdido, Eibar y Levante hubieran empatado y con posibilidades de irse a Los Cármenes el próximo sábado con cuatro puntos de ventaja sobre el cuadro nazarí. Por si fuera poco, tuvo a toda la plantilla a su disposición salvo el lesionado Andone, que entró como suplente, el rival llegaba con nueve bajas, incluidas las de dos de sus mejores jugadores en Montoro y Borja Bastón y Es más le dieron vidas al Albacete, con un triunfo que en el minuto 94 fue más un espejismo que una realidad. Porque Las Palmas y su entrenador no entendieron la importancia del partido y, aunque el equipo no merecía perder, cedió demasiado tiempo sin sus mejores jugadores sobre el césped y lo pagó con una caída, la tercera del curso Gran Canaria, lo que es prueba de que el equipo entró en pánico. Ahora mismo.

El gol de Borja Sánchez en la segunda parte (72º) en la casi única ocasión de los de Álvaro Cervera, maestros en minar a la UD, llegó tras un remate de Sergi Cardona al larguero y antes de otro remate de de Moleiro, castigado sin jugar hasta que se fueron los amarillos bajo en el marcador. Las Palmas se merecía algo más que cero puntos por ocasiones y tesón, pero así como el Belmonte se hizo con la victoria con muy poco, el equipo de Carbayón se la arrebató el Domingo de Resurrección con menos argumentos, pero mucho más sólidos y contundentes. Una primera parte lanzada y funcionando en la segunda; una concesión demasiado grande en este punto. Y con Granada y Levante en el horizonte.

El once de García Pimienta vuelve a cambiar, y en el Albacete comprobó que guardar algo en el banquillo para las segundas partes podía dar sus frutos, como dio. Por eso, y no porque Álvaro Jiménez y Marc Cardona hicieran una actuación superlativa en Belmonte, Moleiro y Pejiño esperaron su turno desde el banquillo, como Marvin, en cuyo caso no es para menos: es sólo un susto. En cambio, Sergi Cardona volvió por la banda izquierda por Enrique Clemente y Loiodice por dentro por el Kaptoum; ambos cambios fueron cantados.

Leer también  La UD felicita a Vallés por convertirse en el portero con más minutos imbatido de su historia

Difícil la entrada en el partido de la UD, cuyo planteamiento inicial de toque y toque sin profundidad facilitó la labor defensiva del Oviedo, dotado en su propia área de una línea defensiva de cinco hombres y que ejerció con gran destreza la tarea de presionar a los giallorossi en el centro del campo para robar e irse al descanso. Con nueve víctimas mortales y en el subcampeonato de estadio, poco más noble podía hacer. Pasaron 20 minutos sin que pasara nada más que darse cuenta de que Las Palmas no tenía profundidad, no remataba a puerta y carecía de ideas para dañar al rival.

Quizá por eso probó otra alternativa: balones largos a la espalda de la defensa buscando la demarcación de los atacantes, y así fue como finalmente empezó a generar peligro. Loiodice, el mejor de la primera parte, mandó un balón perfecto en la carrera de Sandro, que había intercambiado posiciones con Marc Cardona, y el grancanario lo soltó hasta tener un buen ángulo de tiro, pero su ejecución fue buena. nada que hacer porque Braat ataja el tiro con los pies (22′).

La UD por fin había creado una ocasión de gol, que despertó al público adormilado. Poco después, una buena combinación de amarillas acaba con un disparo de Sergi Cardona con la derecha, suelto, a las manos del portero ovetense, y a la media hora un nuevo balón sobre el césped vuelve a generar peligro, esta vez con una jugada rechazada. que recogía Marc para luego llegar a la línea de fondo y al centro. La jugada no acabó aquí: el balón lo recogió en el otro lado el lateral, se lo entregó a Sandro que se fue a portería con un remate clásico de su equipo, buscando al equipo desde lejos. Lo que encontró fue el paraíso (36′).

Del Oviedo en ataque no se sabía nada salvo una carrera perdida por Sergi Cardona con Viti, el lateral sacrificado para actuar de lateral y formar así la defensa de cinco. Su centro no hizo mucho más que tomar aliento a los suyos antes del descanso, que logró después de que Jonathan Viera, otra vez grande y lejos de su mejor versión, aunque testarudo y activo, disparara alto cuando se le veía sin recursos ( 39′).

Leer también  Por fin Vitolo, por fin el fútbol: la UD se prueba con el Espanyol

Una vez más, la sensación era que la UD había dejado pasar la primera parte, que la había tomado sin angustia, con cierta relajación, sabiendo que sufriría poco en la portería y que habría tenido el balón. Mal negocio, porque en la delantera solo tendrían 45 minutos para ganar. Sucedió lo de siempre: García Pimienta se dio cuenta de que la banda derecha necesitaba más mordida, así que Marvin entró por la derecha por Álex Suárez. Ni siquiera hoy, ante un Oviedo confinado y mermado por las lesiones, pensaba que el jugador cedido por el Real Madrid tenía sitio de titular.

El conjunto amarillo tardó casi un cuarto de hora en darse cuenta de que una de las claves, si no la única, era aumentar la intensidad que habían decidido no imponer en el primer acto. Sandro y Coco, de lejos, buscan el gol con tiros en propia que no conllevan grandes peligros, pero sirven al menos para demostrar que la intención es más ambiciosa. El delantero cedido por el Huesca, el más incisivo, combina de nuevo con Viera y dispara de nuevo desde fuera del área, esta vez cerca del poste derecho de Braat. Sin embargo, la insistencia fue total, de la misma forma que la UD avanzaba, dejaba más vacíos atrás, y por eso el equipo de Cervera encontró la forma de respirar en el toque, no en la campana. Entonces vendría. Fútbol.

Primero, justo después de que García Pimienta tardara 68 minutos en realizar dos sustituciones más, Pejiño por Álvaro Jiménez y Kaptoum por Loiodice -este último, salvo que tocara al francés, nadie lo entendía-, Sergi Cardona estrelló el balón en el larguero con un gran disparo. desde fuera del área en el rechace de un córner. Nadie esperó el resultado, otra vez triste para la UD, que al menos estuvo más cerca del gol.

Pero como el fútbol es lo que es, el que más lejos estaba de él era el que le alcanzaba, aunque no de una forma que el Oviedo no hubiera advertido ya. Viti, el mejor de su equipo, volvió a ganar un concurso de velocidad, esta vez ante Marc Cardona, llegó a la línea de fondo, entró al área y le dio el gol a Borja García con un pase raso por el enorme hueco que había dejado Sidnei, tieso, y Coco. Disparo a puerta vacía, 0-1 y nervios por doquier (72′).

Leer también  La Universidad de Verano de Maspalomas ofrece por primera vez un Workshop para aprender las técnicas de doblaje cinematográfico - Digital Faro Canarias

Ahora sí, Moleiro entra en escena en el minuto 74, con Marc Cardona, y lo primero que deja atrás es un gran disparo desde fuera del área que pega en el larguero de Braat (78′), salvado una vez más en propia puerta. La desgracia se puso decididamente del lado de la UD, que, pese a no saber gestionar el conjunto del partido, ni siquiera mereció perder, al menos de palos y ocasiones.

Sin embargo, el juego una vez más dejó algo que desear; Por poner un ejemplo, en los 22 minutos que tuvo Las Palmas para intentar el empate, sólo quedó el remate del Tenerife. El resto del tiempo transcurre entre intentos individuales fallidos de entrada al área, centros recibidos como regalo de la defensa ovetense y remates mal decididos y ejecutados. Todo mal. Es una oportunidad perdida. Y el pánico a subir.

Ficha de datos.-

(0) UD Las Palmas: Valles, Álex Suárez (Marvin, 46′), Coco, Sidnei, Sergi Cardona; Mfulu (Loren, 77′), Loiodice (Kaptoum, 68′), Jonathan Viera; Álvaro Jiménez (Pejiño, 68′), Marc Cardona (Moleiro, 74′) y Sandro.

(1) Real Oviedo: Bribón; Viti, Luengo, David Costas, Dani Calvo, Bretones; Luismi, Koba Lein (Camarasa, 60′); Hugo Rama (Manu Vallejo, 88′), Borja Sánchez (Moro, 81′); y Sergi Enrich (Masca, 88′).

Objetivos: 0-1.- (72′): Borja Sánchez.

Árbitro: Guzmán Mansilla (C. Andaluz). Amonestó a los visitantes Luismi y Dani Calvo. En el VAR estaba Pérez Pallas (C. Gallego).

Accidentes: partido correspondiente a la trigésima quinta jornada de LaLiga SmartBank, disputado en el estadio de Gran Canaria ante 20.091 espectadores. Antes del partido se guardó un minuto de silencio en memoria de Ladislao Velasco Martínez, Presidente de Honor del Comité de Árbitros de Las Palmas, recientemente fallecido.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *