Jue. Dic 7th, 2023
UD Las Palmas-CD Tenerife: Pejiño hace una fiesta (3-1)

Mantuvieron bien el secreto. Escondieron al lobo herido dentro de ellos con piel de cordero durante toda la semana. Si bien todos en la Unión Deportiva Las Palmas se comprometieron a que no hubiera revancha contra el Tenerife por su eliminación en los playoffs hace cinco meses, la realidad demostró que algo quedó sin resolver. Una cuestión de orgullo. Empezó con esos deseos enormes La UD Las Palmas gana el primer derbi de la temporada y lo cierra con un baño de fútbol incontestable como el resultado, 3-1y con un héroe de Barbate, Pejiño, autor de dos golazos tras dos zurdazos. Entonces Andone sentenció al descuento cuando el partido ya estaba muerto y Dauda bajó la fuerza del marcador. Daba igual, porque más que una fiesta, lo que ya había montado en un estadio de Gran Canaria con 31.047 espectadores era una fiesta.

No hubo discusión ni rival que pudiera frenar a esta UD Las Palmas que recuperó su mejor versión del camino para dejar atrás la racha de cuatro partidos sin ganar y recuperar el segundo puesto que se quedará si no gana el Burgos, porque más allá de sentimentalismo derby, lo que importa es lo que importa. Todos los giallorossi estuvieron a la altura, mucho mejor que otras veces, seguramente por la energía que desprendieron desde la grada. Como también respetó Xavi García Pimienta, a quien un nuevo buen resultado y unas buenas decisiones en la formación, esta vez, le dieron la razón una vez más. En realidad, no hay discusión en el formulario. No hay debate. La suma de todo ello permitió a Las Palmas dominar de principio a fin y dejar al Tenerife con un solo tiro entre palos. Indiscutible.

El técnico catalán premió a los que habían mejorado al equipo una semana antes en la segunda parte del acto en el Ciudad de Valencia. No quería confirmarlo el día anterior, pero sabía que una opción diferente no sería la correcta. Así, el frente de ataque cambió por completo, con Pejiño y Moleiro en las bandas, y Marc Cardona como delantero centro. Los tres hicieron un gran partido. La defensa y el centro del campo ahora parecen intocables. Luis Miguel Ramis, por su parte, ha apostado por el sistema que siempre le ha dado resultados ante García Pimienta, el 4-4-2, pero con nombres menos importantes que hace cinco meses. Se ha notado.

Leer también  Maldini habla claro del archipiélago español que produce los mejores jugadores: "Es una locura"

Así como la intensidad de Palmas desde el inicio, desde la primera acción de saque inicial que acabó en la primera falta del partido a los cinco segundos. Había cierto temor generalizado por la paciencia prescrita por Jonathan Viera y el técnico durante la semana, ya que el exceso de ella había provocado una lentitud ante el Tenerife que resultó fatal. No fue así. La UD Las Palmas fue desde el principio el segundo tiempo ante el Levante, móvil, rápida, peligrosa. Y así, casi lógicamente, consiguió crear ocasiones ante un rival que no sabía de dónde venían.

Tabla de contenidos

ocasiones

En un cuarto de hora, los giallorossi estuvieron cerca de marcar en tres ocasiones, la primera de ellas tras un error de Carlos Ruiz, al que le empieza a pasar la edad, que Moleiro no pudo concretar porque no pudo recortar antes de quedarse fuera. solo ante Juan Soriano (8′). El tinerfeño, ultramotivado en su vuelta al banquillo, se redimió con una gran acción por la izquierda en la que bailó Aitor Buñuel para luego llegar a línea de fondo y dar un pase atrás con el que Viera intentó marcar con un golpe sorpresivo con el interior en la primera pila. Bien Soriano (14′). Así como en la primera ráfaga de la jornada de Pejiño, muy concentrado, tras otra gran jugada de Moleiro por el otro lado.

Tal vez por esa desesperación basada en la incapacidad de contener a un animal herido y con sed de venganza, Waldo perdió la cabeza y segó a Pejiño por la espalda, a la altura de la rodilla. El color de la tarjeta bien podría haber sido el rojo, pero al menos Hernández Maeso dejó claro que no toleraría tales acciones, ni los golpes en los saltos de Enric Gallego: el catalán vio tarjeta poco después por meter el brazo en el cara de coco. También Jonathan Viera tras perder un balón y patear a Elady. Para entonces, 10 minutos antes del medio tiempo, el soufflé había bajado, sin embargo, el golpe de calor finalmente se reservó en el procedimiento de Las Palmas.

Leer también  El Gobierno de Canarias y la Federación Canaria de Fútbol firman un "histórico" protocolo para agilizar las subvenciones para viajes a las competiciones autonómicas - Gomeranoticias

Un destello en forma de gol, fruto de una jugada que define a la perfección a este equipo. Una acción de dominio. Jonathan Viera la arrancó por el lateral izquierdo, por donde se veían los Cardonas. Marc recibió del capitán y remató para Sergi, que se desplazó hacia el centro en el borde del área antes de pasar el balón a Loiodice, que siguió la trayectoria del balón por la derecha con un taconazo al no tener otra opción hasta que apareció Pejiño como un tren, con unas ganas locas de reventar el balón, fusilar a Juan Soriano y hacer estallar la caldera de Siete Palmas (39′).

La pieza de justicia

El gol hizo justicia porque la UD había sabido convertir todo su dominio en una ventaja que podría haber sido mayor antes del descanso si Marc, en otra acción barroca de los amarillos, hubiera encontrado la red con un zurdazo, pero el portero lo esquivó. eso. Las Palmas se fue al vestuario con el partido donde quería, completamente dominado y con un oponente ausente en acción, totalmente sumiso y necesitado de abrirse si quería al menos intentar igualar.

No lo hizo, pero más que porque no quiso, porque Las Palmas no se lo permitió. Primero porque acaparaba toda la posesión del balón, luego porque Pejiño no se conformaba con su primer gol y se había sacado de la chistera otro aún mejor antes de llegar a la hora de jugar. Con pleno dominio del fútbol de la UD, con algunos momentos de lucidez en ataque y sin sufrir en defensa, regateó a dos rivales en su recorrido desde la derecha hacia el centro para sorprender a Soriano con un zurdazo lejano que vio el balón entra muy cerca de su stick izquierdo. El barbateño estaba tan cómodo que se quedó de pie en el mismo sitio en el que había quedado tras patear. Con esa foto, sin hablar, dijo ‘Aquí estoy’ (57′). Unos minutos después se sintió incómodo y se fue.

Leer también  6 pizzas para probar en Las Palmas de Gran Canaria

muy superior

Era media hora, pero el juego había terminado. Fútbol es fútbol, ​​por todo lo que indica la expresión, pero la UD no iba a dejar que vinieran vicisitudes y les arrebataran una noche que era suya. El Tenerife, aún con los cambios, no supo reaccionar ante un rival infinitamente superior que prefirió no machacar al reciente perpetrador, porque pudo haberlo intentado. Optó por ser dueño del balón un poco más si cabe, e incluso le dio la vuelta en ocasiones buscando robos o pérdidas que pudieran enviar a Marvin y Andone corriendo a toda velocidad por delante.

El plan salió bien, porque el rumano le ganó un duelo a su defensor y le ganó al portero en el momento. Éxtasis duplicado. A ninguno de los amarillos le molestó el gol de Dauda unos minutos después. De hecho, sirvió para desatar la burla de los 31.000 amarillos contra los 690 blanquiazules. Él era parte del partido.

Ficha de datos

(3) UD Las Palmas: Álex Domínguez; Álex Suárez, Coco (Sidnei, 84′), Curbelo, Sergi Cardona; Mfulu, Loiodice, Jonathan Viera; Pejiño (Marvin, 60′), Marc Cardona (Andone, 60′) y Moleiro (Fabio, 71′).

(1) CC Tenerife: Juan Soriano; Aitor Bueñuel, Carlos Ruiz (Sipcic, 46′), Sergio González, Mellot; Teto, Aitor Sanz, Javi Alonso (José Ángel, 64′), Waldo (Dauda, ​​71′); Elady (Shashoua, 77′) y Enric Gallego (Romero, 64′).

Objetivos: 1-0.- (39′): Pejiño; 2-0.- (57′): Pejino; 3-0.- (89′): Andone; 3-1.- (93′): Dauda.

Árbitro: Hernández Maeso (C. Extremeño). Amonestó a los locales Jonathan Viera, Coco, Mfulu y Andone, ya los visitantes Waldo y Enric Gallego. En el VAR estaba Ocón Arraiz (C. Riojano).

Accidentes: partido correspondiente a la decimoséptima jornada de LaLiga SamrtBank, disputado en el estadio de Gran Canaria ante 31.047 espectadores.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *