Jue. Sep 29th, 2022
La UD, siempre de amarillo

Muchos equipos no pueden decir lo mismo, ni han tenido siempre el mismo nombre ni el mismo uniforme, vamos primero con la UD Las Palmas.

“El equipo único”, esta es la frase que resume el espíritu que llevó al nacimiento de la Unión Deportiva Las Palmas.

Fue fundado el 22 de agosto de 1949 pero desde hacía muchas décadas se practicaba en Gran Canaria, también en el resto de islas.

Aquí entró por las explanadas del muelle, donde tocaban las tripulaciones inglesas de los numerosos barcos que hacían escala en el puerto.

Los trabajadores portuarios pronto se unieron al juego simple pero adictivo.

Se fundaron varios clubes, algunos con base británica y otros patrocinados por canarios atrapados por la magia del globo. Así han ido pasando las décadas, con enfrentamientos y competiciones dentro de la isla y también con equipos tinerfeños. Algunos de estos equipos han disputado partidos contra el Liverpool FC y el Everton FC, en Gran Canaria y Tenerife, que han hecho escala para continuar su viaje por otros lugares del mundo.

La competición nacional – Primera División – había sido lanzada en 1929 y en las islas estaba abatido por no poder participar.

Aquí había buen fútbol, ​​futbolistas extraordinarios que tenían los equipos peninsulares, pero convivían demasiados equipos y la rivalidad entre ellos era tan alta que hacía imposible competir individualmente con los del continente.

Solo uniéndonos fue posible competir fuera del archipiélago, con el sacrificio de todos, con generosidad, entregando cada uno sus colores para obtener un beneficio colectivo con un solo equipo que nos represente a todos.

Se ha discutido un poco el nombre, si Canarias o Gran Canaria, finalmente se decidió la Unión Deportiva Las Palmas, ese nombre unió y no dejó a nadie de lado. La cosa del color también estaba en camino,
amarillo y azul, los de la bandera de la isla.

Los cinco equipos más importantes de la isla, Real Club Victoria, Marino FC, Club Deportivo Gran Canaria, Atlético Club y Arenas Club, se han fusionado dejando atrás las rivalidades.

En nada llegó el primer éxito -ascenso en 1951-. La apuesta no se equivocó. Y ahí sigue con sus buenos y malos momentos, como todos, pero siempre con el mismo espíritu, el de un solo equipo.

Nunca cambió de nombre, Unión Deportiva Las Palmasno todos pueden decir lo mismo, aunque no sea su culpa.

Leer también  La nueva UD suelta amarras

Como aquí, los clubes de fútbol florecieron en otras partes de España debido a la influencia inglesa, el más antiguo de los cuales es el Real Club Recreativo de Hueva, nacido bajo el nombre de Recreation Club.

Era finales del siglo XIX y, al contrario de lo que ocurría en Gran Canaria, el nombre de los equipos era a veces objeto de debate entre los fundadores, luego tenía altibajos.

España, en el momento de su fundación, era un país monárquico. Los mandatarios pidieron a la Casa Real poder insertar la corona en su escudo y el título de Real en su nombre, como símbolo de adhesión y reconocimiento a la institución.

La Casa Real concedió el permiso y unió el nombre, así tenemos Real Madrid, Real Valladolid, Real Betis Balompié, Real Sociedad de San Sebastián y muchos más.

En algunos casos, los nombres también incluían alguna expresión deportiva inglesa, como en el caso de Racing de Santander, Athletic Club de Bilbao, por ejemplo.

Uno de los que cumplieron ambos mandatos fue el Real Sporting de Gijón.

Me parece poca cosa lo que te digo si es Real o no o si tiene rastros de inglés, no te creas, durante años ha sido importante. La política se interpuso y cambiaron su nombre.

El 12 de abril de 1931 se produjo un cambio de régimen, España pasó de la monarquía a la república. Los clubes no sabían ese día, pero golpearía a algunos de ellos.

Los mandatarios republicanos decidieron eliminar todo rastro de realeza en el país, que incluía también los nombres de los equipos de fútbol, ​​por lo que por ley eliminaron todo lo ‘real’ y también la corona que se dibujó en el escudo, desde ese momento han pasado a llamarse Madrid CF, Betis Balompié…

Al final de la guerra civil, en abril de 1939, el gobierno derogó multitud de leyes, incluida la relativa a los nombres de los equipos. lo que permite a los clubes volver a sus nombres originales y mostrar la corona en sus escudos.

Volvamos a llamarnos como nacimos, se dijeron unos a otros. No solo un error.

Los dirigentes del nuevo régimen además de derogar la ley republicana han dejado huella, aprobaron otra norma que prohibía cualquier extranjerismo, que en el caso del fútbol son anglicismos, claro. Así Racing, Sporting o Athletic pasaron a llamarse Santander, Real Gijón, Atlético de Bilbao.

Leer también  Alexis apoya a Sidnei: "Ya ha demostrado sus habilidades en Primera División"

Vamos, que devolvieron una cosa y se llevaron otra, el más golpeado lo ha tenido el equipo de Gijón, sobre el que han recaído las dos sanciones de forma consecutiva. En una fase fue suprimido por la Real y en otra por el Sporting. Durante décadas no ha habido forma de llevar el nombre completo: Real Sporting de Gijón.

Llegan los años setenta y con la apertura del franquismo, los equipos aprovechan para recuperar y utilizar poco a poco los nombres originales, con los que fueron fundados, volviendo poco a poco a sus orígenes.. Finalmente, los asturianos lograron sacudirse el polvo y llamarse a sí mismos después de haber nacido.

Un caso diferente y curioso es el del Club Atlético Osasuna, palabra vasca que significa salud.

El vasco estaba prohibido, pero por alguna razón nadie les obligó a cambiarlo y lo mantuvieron en la época del franquismo, desde su fundación hasta nuestros días.

La historia de Boca Juniors

Desde el principio los colores de la UD Las Palmas estaban claros, en otras latitudes no era fácil llegar al amarillo y azul.

Para Boca Juniors, el camino para llegar a la legendaria camiseta, reconocible en todo el mundo, no fue un camino de rosas.
. El club fue fundado el 3 de abril de 1905 por cinco estudiantes. Tres de ellos estudiaron en Commercial College donde impartía clases un profesor irlandés llamado Paddy McCarthy, quien fue quien los animó a jugar «fútbol».

Los muchachos entusiastas de la pelota decidieron crear un equipo, el nombre se cayó de los maduros, estaban en el barrio de La Boca, no hubo discusión, desde el principio, Boca, quien los puso en el mapa. Siendo joven y con influencia británica, decidieron acompañarlo con Juniors. Así nació el nombre, rápido y sin complicaciones.

La camiseta sin mangas era otra cosa. En un principio optó por el azul y así disputó el primer partido el 21 de abril de 1905, con un buen debut, victoria por 4-0 ante el club de Mariano Moreno. Siguieron varios desafíos, como se llamaban entonces los juegos de aquellas latitudes, alternando victorias y derrotas.

Aunque los colores del equipo no eran una preocupación principal en ese momento,
los muchachos de Boca Juniors vieron que su camiseta azul era muy sosa en comparación con la de sus oponentes, vestía el estilo inglés rayado, muy vistoso.

Encargaron a la hermana de uno de los fundadores, Farenga, que hiciera unos nuevos, pero con una condición, que no se parecieran al equipo rojiblanco del Club de Antiguos Alumnos, ese equipo era una apisonadora, ganaban casi todo y querían ser su oponente.

Uno de los jugadores de Boca dijo entonces que usara azul y la hábil costurera hizo hermosas camisetas blancas con palos azules verticales. Gol cumplido, camisetas nuevas, de colores y diferentes a las del club que querían desbancar.

El asunto está arreglado, dijeron.

Se organizó un partido contra un club de Boedo y cuando Boca Juniors se presentó en la cancha se encontró con que los locales vestían igual. Que solo había una forma de resolverlos, como verdaderos caballeros, el resultado del partido decidiría qué equipo tenía el diseño.
Boca Juniors perdió y tuvo que entregar sus nuevas camisetas, en ese momento estaba condenado a sumergirse en otros tonos y diseños.. El asunto estaba complicado, necesitaban urgentemente solucionar el tema porque venían otros partidos y no tenían las camisetas.

El objetivo era resolver en pocos días una ecuación con tres incógnitas, color, diseño y que no tuviera similitudes con otras. Los nervios subieron en las reuniones, las discrepancias fueron múltiples y los debates acalorados.

En uno de esos momentos en que las cosas se ponen peor, don Juan Bricchetto, que trabajaba en el puente de La Boca, tomó la palabra y propuso la siguiente solución: «Vamos al puente y miremos los colores de la bandera del primer barco que pase». . Que la decisión la tome el destino”.
Dicho esto, estacionado en la cubierta, el primer barco que ingresó al puerto fue uno de bandera sueca, con sus colores azul y amarillo y por lo tanto los colores de Boca Juniors quedaron fijados para siempre.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.