Lun. Nov 28th, 2022
El hombre que vive para pintar

Formado en la escuela Luján Pérez, Juan Cabrera ha participado en más de 40 exposiciones en las últimas tres décadas. En su estudio, situado muy cerca del antiguo Estadio Insular, este artista «trabajador, responsable y algo bohemio» crea obras en multitud de formatos y utilizando diversas técnicas. Entre sus obras más recientes se encuentra un mural por el 50 aniversario de San Juan de Dios.

El templo del experto pintor grancanario Juan Cabrera presenta la típica imagen de un estudio con cuadros, lienzos, caballetes y cuadros por doquier, incluso en su habitación, en los pasillos y en el baño. El artista va a la cocina a calentar la cafetera, pues siente que la mañana será larga. Poco después, enciende un cigarrillo y confiesa que el tabaco puede llegar a él. Entrar en el fantástico y apasionante mundo de este pintor es bastante fácil porque es un tipo abierto, culto, comunicativo y, sobre todo, muy transparente. Es de esas personas que dicen las cosas como son o como creen que son.

Juan Santiago Cabrera Cruz nació en Las Palmas de Gran Canaria el 25 de abril de 1966, a la edad de 56 años. Es hijo de Juan y Lolina, está casado con Marta y tiene una hija, Carlota, de 18 años. Su infancia y gran parte de su juventud transcurrieron en el barrio Las Rehoyas. Según él, un lugar encantador, «no sólo porque era un barrio de familias humildes y trabajadoras como la mía, sino porque en sus calles y en los terrenos aledaños se podía jugar libremente a cualquier cosa, especialmente al fútbol, ​​hacer amigos en esas pandillas de muchachos y niñas, y dar rienda suelta a los sueños y la imaginación».

Se suele decir que todo el mundo nace con un don y eso de Juan lo parecía muy claro desde niño. «Sí, desde niño sentí la necesidad de dibujar, pintar, hacer realidad, metafóricamente hablando, las fantasías que entonces pasaban por mi casa. No me detuve, mi mente iba muy rápido, dibujaba muñecos por todos lados, en papel, en cartón, en tela, en madera. A esto debo sumar el apoyo incondicional de mis padres. Recuerdo que mi viejo, que era tapicero, me decía: si te gusta pintar, dedícate a ello pero no copies, crea tus propios diseños».

Leer también  Muere Fernando Martínez, profesor del colegio Heidelberg de Las Palmas de Gran Canaria

Otra cosa que lo ayudó a ingresar al mundo del arte fueron los cómics. “Entonces”, explica, “los jóvenes leían y veían muchos cómics y yo era uno de ellos. Pero lo que más me gustó fueron las ilustraciones, sobre todo las del argentino Horacio Altuna y las del español Francisco Ibáñez».

Pasan los años y pasa a formar parte del alumnado de la histórica y centenaria escuela de arte Luján Pérez, cuna de los mejores artistas de Gran Canaria. «Me matriculé en Artes y Oficios para seguir la carrera de fotografía y diseño publicitario que duraba cinco años, dos comunes y tres de especialidad. Al final lo superé sin ningún problema. Luego pasé muchos años trabajando en publicidad. Pero lo bueno de la escuela era que en un piso de arriba pintaba un grupo de artistas famosos como Manolo Millares, Felo Monzón, Pedro González y Antonio Padrón, entre otros. Esas visitas me hicieron pensar y pronto decidí que quería pintar como ellos pero con mi estilo».

Mientras Juan prepara una camilla y un lienzo nuevo para demostrar lo que hace todos los días, explica cómo se define a sí mismo como pintor y comenta las condiciones que lo hacen diferente a los demás. “No hay una definición absoluta. Creo que soy un ser curioso al que le gusta captar lo que ve. Soy apasionado, inquieto y tranquilo a la vez y creo que tengo antecedentes que me permiten cambiar de estilo. También me considero un chico trabajador, responsable y algo bohemio. Esto se lo digo muchas veces a mi hija, con el trabajo hay que ser serio si se quiere ganar el respeto de los demás».

En pintura, sus referencias son claras: “De los clásicos, el español Francisco de Goya pasó de trabajar por encargo para la corte a pintar gratis lo que sentía, como el escenario negro pintado con la técnica del óleo seco o el medio hundido. dog Entre los modernos, uno que siempre me llamó la atención fue el irlandés Francis Bacon, un pintor que dominaba preferentemente el surrealismo y el expresionismo. Un ejemplo es la obra Tres estudios de figuras al pie de una crucifixión de 1944».

Leer también  Localizan cuerpo de hombre que cayó al mar en zona El Rincón

Cabrera ofrece más detalles sobre su pintura: «A veces lo que hago es preparado, documentado, estudiado y otras veces es pura improvisación. En algunos trabajos agrego colores y en otros no. En cuanto a los materiales, utilizo todos los que me quedan bien en el momento. Suelo mezclar estilos y técnicas, no me asustan. En cuanto a la idea o el objetivo final, siempre trato de que sea duradero, que se mantenga firme y que se pueda observar durante mucho tiempo».

El pintor no se esconde cuando se le pregunta si prefiere estar solo o acompañado mientras está en el estudio completamente inmerso en la creación. “A ver, no me importa recibir visitas y hacerme compañía, pero la verdad es que prefiero estar solo. Toco algo de música, preferiblemente el rock de Leonard Cohen, que me inspira mucho para ciertas canciones. La música es una gran aliada, te ayuda a concentrarte».

El artista tiene algún ritual particular frente al lienzo u otros soportes: “Creo que sí, aunque lo haga mecánicamente y no lo tenga como ritual, pero sí, pongo el caballete o la mesa en posición, Ordeno los materiales, como las brochas que usaré, la mayor parte del tiempo apago el teléfono, tomo un café y fumo un cigarro. Así empiezo la mayor parte del tiempo».

No muestra una predilección particular por los materiales concretos para realizar sus obras. “Cualquier material puede convertirse en un buen soporte, depende de lo que quieras hacer”, explica. «Una simple hoja de papel, un cartón, un trozo de madera, un lienzo, un trozo de tela, aquí no hay límites, ni los materiales. Por ejemplo, suelo utilizar carboncillo, pastel, óleo, acrílico y otro tipo de sustancia como impermeabilizante en una obra; un pintor es un alquimista».

Leer también  Nueva publicación internacional del Hospital Perpetuo Socorro

Juan Cabrera vive para pintar, pero reconoce que hoy en día es muy difícil vivir exclusivamente de esto, por lo que alterna el trabajo que realiza por la mañana en su estudio con las clases que imparte por la tarde en las escuelas municipales de Vecindario, Valsequillo, San Mateo y en el Luján Pérez. Desde 1991, el pintor de Las Rehoyas ha expuesto en las primeras salas y galerías de Gran Canaria, ha creado más de 40 exposiciones, ha colaborado en innumerables exposiciones colectivas, ha obtenido algunos premios y ha colaborado en diversos proyectos solidarios.

Tiene buenas palabras para los jóvenes artistas de la isla: «Hay un nivel alto y los alumnos están intentando aprender. Creo que el futuro está asegurado”. En este momento acaba de terminar e instalar “el encargo de unos paneles para una de las fachadas de San Juan de Dios. También está “preparando cosas nuevas como un proyecto para la conquista de Canarias”. Islas, un trabajo sobre la Pasión de Cristo y otro sobre la Inmigración; no nos quedamos ahí”.

Juan, “un gran seguidor de la Unión Deportiva Las Palmas”, vive a diez metros del ya desaparecido Estadio Insular. Al final de la relación, un grupo de amigos toca el timbre. Toca limpiar las brochas, coger los caballetes y prender fuego a la cafetera: “Aquí nos reunimos de vez en cuando para tomarnos unas cervecitas, algún que otro café y hablar de lo que pasa en el mundo y el arte, claro. «, concluye.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *