Mié. Nov 29th, 2023
Nuestra crisis democrática y el simbolismo de los 'Leones del Atlas'

El nivel de confrontación política e institucional que estamos viviendo es intolerable. Los ciudadanos merecen parar ahora. Lo pedimos por responsabilidad y compromiso con la democracia, este frágil e imperfecto sistema de convivencia del que disfrutamos en España desde hace apenas 45 años. Mi generación. En perspectiva histórica, un guiño. No podemos permitir que la prepotencia injustificable de la derecha, al explotar al poder judicial, lleve al sistema a la crisis. La izquierda tampoco puede caer en estrategias de base amplia como estos cambios legales acelerados, a instancias del independentismo, sin apoyo social y con dudas fundadas incluso de juristas progresistas. El ruido es ensordecedor, aterrador y abrumador. Pero lees el drama de la pareja cuyo hijo de dos años murió de hambre y sed mientras cruzamos el Mediterráneo y nuestra odisea de salón encuentra su pequeña y mezquina dimensión.

La tragedia de este hombre y esta mujer merece ser abordada. Fuera del foco de atención, enterrado en el ruido, pasa cada día a los demás. léelo por un minuto y quedará registrado: los libaneses Mohammad al Mohammad y Obaida Ismail, de 23 y 22 años, vivían en la pobreza en Beirut con su hijo Sufián de 2 años y ella volvió a quedar embarazada. Desempleados como estaban, recaudaron 2.000 euros de familiares y amigos y abordaron una balsa de diez metros cuadrados con otros 45 para llegar a la isla europea de Chipre. Durante el viaje el niño tenía hambre y sed. Murió. No fue indoloro ni rápido. Ellos, que querían darle una vida mejor, quedaron desolados. Los demás insistieron en que arrojaran el cuerpo al mar, pero no pudieron. Mohammad lo ató a la balsa. “Todos los días bajaba al agua para abrazarlo. Pero, por la noche, cuando escuché su cuerpo estrellarse contra el bote, se me partió el corazón», dijo a la Periodista de El País, Antonio Pita. Finalmente, terriblemente deformado, tuvo que soltarse. Las fuerzas de paz los interceptaron y los enviaron de vuelta al Líbano. Su segundo hijo nació con hidrocefalia. Están aplastados por la deuda. Sobreviven sin electricidad. Su plan: intentar migrar de nuevo.

Leer también  El ex azulgrana Marc Cardona frustra al Andorra en el duelo "Pimi" - Sarabia

Mientras los partidos e instituciones españoles erosionan irresponsablemente nuestra democracia, las personas y familias del otro lado del Mediterráneo siguen jugándose la vida para llegar a nuestro Eldorado.

Muy difícil, pero no miremos hacia otro lado. Están los tres nigerianos que sufrieron once días al timón de un buque mercante hasta llegar a Las Palmas que piden quedarse, están los cuatro muertos y los treinta y uno rescatados que esta semana se dirigían a Gran Bretaña cruzando el Canal de la Mancha. . Es Hassan Syaf, marroquí de Agadir, 35 años, único supervivienteaferrado a un bidón de gasolina, mientras sus ocho compañeros en un barco con destino a Canarias se ahogaban y se hundían.

Emoción africana y árabe por la empresa marroquí en el Mundial

En este contexto, la hazaña de la selección marroquí en el Mundial de Qatar ha trascendido al fútbol. El hecho de que, por primera vez, un equipo africano y árabe llegara a semifinales ha despertado una gran aclamación y entusiasmo en el continente y entre su abundante diáspora.

La semifinal en la que Francia eliminó a Marruecos puso de manifiesto la relación de dominación por parte de Europa que sigue sufriendo África en pleno siglo XXI porque mientras 14 de los 26 marroquíes seleccionados son hijos de inmigrantes nacidos en el extranjero de Marruecos, de 26 futbolistas que representan a Francia, 14 tienen ascendencia africana. En nuestra selección española están tres de las jóvenes estrellas, Ansu Fati, Nico Williams y Balde, el primero naturalizado bisauguineano y los otros dos afrodescendientes. España se siente propia por interés egoísta.

Cuántos de los miles y millones de magrebíes y subsaharianos que juegan al fútbol con chanclas, en los campos abiertos de las aldeas o megalópolis africanas, se ven empujados a tentar a la suerte, a jugarse la vida en el desierto o en el mar por la ¿El saqueo de Occidente?, y el ultracapitalismo, a causa de nuestra política de visas criminales que los mantiene enjaulados en África mientras cualquier cristiano blanco viaja a donde quiera para comprar un vuelo barato?

Leer también  Abiertas las inscripciones para la XII Carrera por Montaña 'De la barranca a la espalda' de Saucillo

El gran papel de Marruecos en el Mundial sirve de faro y esperanza a la sociedad africana, que sólo unida y aplicando su mayor talento interno y de la diáspora se librará del saqueo europeo

«Sueña en grande» más allá del fútbol

El gran salto diferencial de la selección marroquí en este Mundial -donde esta tarde a las 16 horas apunta al bronce ante Croacia- llega, según prensa y aficionados, gracias a la implicación, visión y talento de su entrenador, el nacido en Marruecos. en París, Walid Regragui, y el atrevimiento inculcado en sus jugadores para «soñar en grande».

Asimismo, el destino de África pasa por las manos, las voces y las mentes de África, guiada por su gente más talentosa, en el continente y en la diáspora. Y unidos. Porque a las empresas, individuos y familias africanas no les interesa, nada ganan enfrentándose a países vecinos, con territorios ocupados, lo que necesitan son condiciones de vida dignas, democracia y libertad, y líderes que pueden elegir o despedir dependiendo de si les sirven bien o los traicionan. bajo el poder de Europa occidental.

Se trata de aspirar al mejor mundo: el estado del bienestar y el derecho democrático. Un lujo aún presente en el planeta.

Ojalá los partidos progresistas de democracias como la nuestra, por más amor a la identidad de su tierra que sientan, como legítimamente siente ERC por Cataluña, se comprometan con más urgencia por la justicia universal. Un imperativo humano verdaderamente necesario, mucho más allá de la letra de la Internacional.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *