Jue. Ene 26th, 2023
Imagen de la casa después de ser desalojada y tapiada.  /C7

Imagen de la casa después de ser desalojada y tapiada. / C7

Los vecinos de la calle Princesa Guayarmina de la capital grancanaria se muestran aliviados por el desalojo y liquidación de una okupación

rebeca diaz

REBECA DÍAZ Las palmeras de Gran Canaria

Vecinos de la calle
Princesa Guayarminaen el distrito capital de
el isloterecuperaron «la
tranquilidadque aseguran que «siempre ha estado en esta zona». Una circunstancia que se alteró hace unos meses cuando el
lugar de vida situado en el número 29 de esta calle, se ha visto
agachado por personas que, según informan, la han transformado «en un
cuidado con las drogas».

en la mañana de
este juevesalrededor de media docena de agentes de la
policia nacional Se presentaron en la vivienda para, en atención a una orden judicial de desalojo, proceder a
desalojar a las personas que vinieron a ocuparlo.

«Los policías iban armados hasta los dientes, llevaban cascos y escudos», explica un testigo de una intervención que supuso el desalojo de las personas que habían interrumpido su convivencia en esta parte de La Isleta y las siguientes
atrancó la casa por los legítimos propietarios.

“Le pedí a un policía si sería como siempre, que sacaran a los okupas y volvieran a los 20 minutos. Pero me dijo que esta vez no volverían porque era un
desalojado», comenta un afectado por una situación denunciada a CANARIAS7 el pasado 2 de diciembre.

“Los propietarios han estado tratando de hacer esto durante mucho tiempo, pero fue un proceso lento hasta que el juez lo resolvió.
orden para eliminarlos de ahí y poder tapiar”, dice otro vecino dolido por una situación que no duda en calificar de “horrible”.

Leer también  Dijo que iba en un velero con 1.509 kilos de coca sin saberlo, pero no le convenció y fue condenado

Asegura que ahora hay muchos vecinos que se sienten como él”
alivio» y están «mucho más relajados».

Inquieto

Y es que comenta que la situación que se ha vivido ha sido extrema ya que el malestar se ha producido a todas horas sin respetar el descanso, porque el
movimiento de personas a la zona para comprar o consumir drogas era constante.

«Ahora eso es otra cosa.
no se escuchan mas ruidos y escandalos“, dice. Agrega que además de recuperar su “tranquilidad” le pusieron fin a la “sensación de inseguridad que nos generaba porque ya no era lo mismo ni salir, porque cada elemento se veía en la zona que
fue aterrador».

Los vecinos afectados recuerdan que en este tiempo que han vivido con las penurias generadas por los invasores y los que venían a buscar droga a esta casa, la
Llame a la policía eran constantes. “Pero nos dijeron que no se podía hacer nada si los propietarios no habían presentado una denuncia”, especifican.

queja pública

Creen haber dado a conocer su situación en la edición impresa y digital de esta revista «
ayudó a acelerar las cosas y afortunadamente no tardó mucho en arreglarse.

Los vecinos insisten en que esta zona de la calle Princesa Guayarmina siempre ha sido «muy tranquila» pero que «cuando llegó esa gente se paró todo».

«Es un
tregua porque hemos redescubierto la serenidad”, dicen algunos ciudadanos cansados ​​de “escuchar golpes en la puerta, gritos y gente pidiéndote dinero a todas horas en la puerta de tu casa”.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *