Mié. Feb 1st, 2023
Álamo Victoriano Suárez

Si incluyes el
105 mini-conciertos desarrollado en diferentes enclaves el pasado 26 de marzo durante el Feliz Día del Piano, la capital grancanaria está a punto de cerrar el año 2022 con más conciertos gratuitos organizados por la Empresa Municipal de Fomento que días del año. La cifra total aportada por esta entidad ascendería a
431 conciertos con entrada gratuita si se incluye la citada actividad, 326 sin. A esta realidad, que genera mucho rechazo entre los profesionales del sector que no miran al corto plazo y que han sido consultados por este diario, se suma un «exceso de oferta» que según la Concejalía de Cultura es un
«bendición» y que para ellos es
un problema es decir, diseñar un paisaje insostenible.

Primero aclaremos una cuestión.
Las críticas son generalizadas, pero privadas. El silencio se mantiene en público.. Por supuesto, nadie quiere correr el riesgo de que su evaluación cierre las puertas a la planificación de algunos espacios, ciclos e iniciativas municipales o donde el Municipio comparta responsabilidades y financiación con otras administraciones públicas.

Vamos por partes. Empecemos por las actuaciones municipales que son gratuitas para el público. «Al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria le fue muy bien cuando acabó el confinamiento.
Empezó cuando las empresas del sector y los artistas lo estaban pasando mal y porque el aforo era mínimo, comenzó organizando muchos espectáculos gratuitos, el primero en Pueblo Canario. Fue grandioso,
Han sido muy rápidos y eficientes… pero el problema es que se han mantenido en el tiempo. Se acabó, afortunadamente, y ha sido genial durante este año. Han acostumbrado al público a no pagar, a no valorar la música en directo y sus costes.
Esto es pan para hoy y hambre para mañana», denuncia un empresario grancanario del sector de la música.

“Es una política de tierra arrasada.
Los conciertos gratuitos solo tienen sentido en eventos como carnavales o festivales fundacionales. Puntual. No se puede competir contra eso y sin duda fue una de las razones por las que costó tanto vender entradas este año. Se dice que ahora la gente solo compra en el último momento. Eso es cierto, pero en gran parte se debe a que parecen ser gratis todos los fines de semana.
A nadie se le escapa que la situación económica no es buena, la gente tiene poco dinero y si se puede ver algo gratis… Con lo que te ahorras en las entradas a lo que ibas a ver en otro lado, luego te vas a cenar o a tomar algo, aunque no te guste lo que fuiste a ver», añade otro profesional que señala que muchos conciertos por los que el Las invitaciones se agotaron después de haberse desarrollado con las plazas medio vacías.
La gente, por no apreciarlo, al final muchas veces cambia de planes o se queda en casa y esos boletos se pierden.«, Señala.

Tabla de contenidos

Leer también  El Bioagaete concentra sus actividades paralelas y conciertos en el Puerto de Las Nieves

comprar testamentos

Hay quienes también analizan esta apuesta desde un punto de vista político. «
Lo que ha hecho la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria es comprar testamentos con la ayuda de una chequera. Se compraban conciertos y espectáculos para todos con ingentes cantidades de dinero público. La gente se ha acostumbrado a no pagar para ir a un concierto, a no ser que el que viene sea famoso», dice otro profesional que, como todo el mundo, se mantiene en el anonimato. E identificar un problema. «Cuando cambie quien decide en el Ayuntamiento, vendrán los problemas.
Una enorme cantidad de dinero público ha sido alimentada a una bestia totalmente desperdiciada«, Muevete.

Sí, pero me pagas más.

Dentro de este panorama de conciertos gratuitos, el gerente de una de las empresas contratantes explica cómo reaccionan los artistas nacionales. «
Hay muchos, muchísimos, que se niegan a actuar gratis. No os imagináis lo difícil que era para algunos conciertos y ciclos encontrar artistas que viniesen en estas condiciones.
Hay otros, es cierto, que vienen sin problemas. Y luego están los que dicen que sí, pero si les pagas más, para compensar la pérdida de este lugar por futuros conciertos pagados en los siguientes meses o años. Los que se niegan a tocar gratis lo hacen por eso, saben que si meses después sacan un nuevo disco y quieren venir así con la gira, les será difícil vender entradas, porque su producto ya está sido quemado con todo gratis”, señala. «
No estoy en contra de los conciertos gratuitos, pero tienen que tener un significado. No puede ser una barra libre constante, porque distorsiona el mercado y todo se destruye. Lo que es gratis debe tener una razón, todo no puede ser gratis porque sí”, defendió otro profesional cuestionado.

Espectáculo Armonía, dentro del ciclo Miller Baila, también con entrada gratuita y organizado por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

¿Y los músicos canarios entran al trapo? “El mercado aquí es tan pequeño que difícilmente puedes encontrar uno que no toque o cante en un concierto gratuito organizado por un ayuntamiento.
Tienen poco margen de maniobra y cuentas que pagar. Pero muchos son reacios y aceptan goteros. Hay otros que no lo hacen, no les importa y aceptan con gusto, porque no arriesgan nada en la taquilla y no les importa la cuenta de resultados. No les importa si van cien o 500 personas, les sale lo mismo.
Otra cosa es lo que les espera cuando termine esta fórmula…» responde el mismo profesional.

La lista

Este diario pidió a la Sociedad de Fomento una lista de conciertos Espectáculos gratuitos ya realizados y los que se desarrollarán en lo que resta de 2022. Incluye: los de Los Cantadores y Non Trubada, realizados los días 3 y 5 de enero, en el espacio Miller, correspondientes a las Navidades del año pasado; 19 del programa Cultura en Acción -en enclaves como el Auditorio José Antonio Ramos del Parque Doramas, el Palacio Rodríguez Quegles, el Museo Castillo de Mata y El Club del Papel-; las ocho noches de concierto del Carnaval de la Tierra, entre marzo y julio; el 105 de Feliz Día del Piano; 17 del ciclo Musicando -en el Auditorio José Antonio Ramos del parque Doramas-, seis del ciclo Música en el parque -siempre en el Auditorio José Antonio Ramos-; seis del ciclo Música en el parque -siempre en el auditorio Doramas-; el concierto inaugural del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, celebrado el 23 de abril en el Miller; el 25 del proyecto ‘Ahora te toca a ti’, dentro de Miller Baila; 15.00 horas de la programación estable del Palacete Rodríguez Quegles, con los ciclos Acento Flamenco, Canarias es música, La música está en el aire y Sonidos de noviembre; cuatro del LPA International Jazz Day -en el Auditorio José Antonio Ramos del Parque Doramas-; el concierto ‘Néstor Álamo: una isla y una canción’, a cargo de la Banda Sinfónica Municipal del Día de Canarias, en la Plaza de Santa Ana; 36 dentro de las Fiestas de la Fundación en varios enclaves; los cuatro del ciclo Orillas, todos en Miller; cuatro más del ciclo LPA Groove Summer, también en Miller; 121 dentro de la sección denominada LPA en Vivo – en el local de Echarle Huevos; Bebidas Imaginarias&Música, Fábrica La Isleta; Motown; Talleres de Palermo y Malecón en La Habana; los tres celebrados en la Plaza de la Música dentro del Temudas Fest el pasado mes de septiembre; los tres acústicos del Festival Cero; el 25 de Womad celebrado el pasado mes de noviembre; y los 32 previstos dentro del programa de Navidad.

También preguntamos por el monto total de cada concierto y conjunto. Sin suerte No hay que olvidar que el Portal de la Transparencia ha señalado en los últimos años que la Sociedad de Promoción de la capital grancanaria es la más opaca de las empresas públicas del archipiélago.

El exceso de oferta

Ni siquiera necesitas preguntarporque la palabra «sobreoferta» salta a la vista nada más hablar con los profesionales del sector de la capital grancanaria.

«Es insostenible.
Debe haber un filtro de calidad para los productos que se ofrecen en los espacios públicos, aunque sean gratuitos. Incluso los profesionales se mezclan en proyectos voluntarios y pseudoamateur. A lo que se suman apuestas por macroinversiones que no dejan rastro y que solo tienen subvencionados los bolos casi sin subvención», comenta uno de los entrevistados.

Concierto de Francis Andreu, dentro del ciclo Orillas, que fue gratuito, en Miller. /

Cultura de Tony Hernández-lpa

«
La ciudad no apoya esta oferta.una. Hay fines de semana donde se han ofrecido hasta ocho propuestas diferentes, la mayoría musicales, en diferentes espacios. No hay población ni dinero en la calle para sostenerlo, más allá de la pasta que aportan las instituciones públicas. Antes de un concierto era un evento. Ahora hay conciertos en cada esquina todos los fines de semana, muchos gratis. Ya ni siquiera es un evento que llegue Sting, porque el goteo es constante. No pasa en todas las islas, ni mucho menos. Es cierto que Las Palmas de Gran Canaria tiene muchos espacios y un gran público que consume cultura, pero no tanto y los éxitos últimamente han sido notables.
El verano pasado fue una auténtica tontería de conciertos y esas cosas», recuerda otro profesional.

“Esto no estallará mientras la burbuja se siga alimentando con dinero público.
Lo que quiere el politico es un programa lleno de cosas sean las que sean y cuesten y muchos promotores estan haciendo negocios lucrativossin saber lo que recibe el público y cobrando precios que no son reales, con artistas que no valen nada”, dice contundente un empresario.

cambio de crédito

Uno de los episodios más recientes se produjo el pasado mes de noviembre, cuando el
grupo de gobierno de la ciudad aprobado
una modificación del crédito de los inventarios de CulturaQue
asciende a 1.917.000 euros. La motivación fue la siguiente: “A medida que transcurre el año, además de la programación establecida, surgen nuevos eventos y actividades no previstas inicialmente que se consideran convenientes para la ciudad y es necesario llevarlas a cabo este año, ya que además de eventos que, siendo parte de la programación habitual, no pudieron ser incluidos en la previsión inicial pero que sin embargo se cumplieron”.

El desglose es el siguiente: 70.000 euros por Live LPA; 96.000 para el Festival del Mar Abierto; 230.000 para impulsar la candidatura a Capital Europea de la Cultura; 120.000 para el ciclo Clásicos en colores; 50.000 euros para los Premios de la Música de Canarias; 35.000 euros para el ciclo Eat to the Beat, en el Auditorio Alfredo Kraus; 125.000 euros para la exposición inmersiva ‘El mundo de Van Gogh’; 190.000 euros para LPA Music Sounds; 223.000 euros para el Festival Zero; 250.000 euros para el Festival Senior; 415.000 para los eventos de esta Navidad; 53.000 euros para el ‘Peter Pan Ballet’; y 60.000 euros para el think tank «Orizzonti».

Por Mar Eusebio Sanchez

Mar Eusebio Sánchez es una periodista española que ha trabajado en el sector durante más de 10 años. Comenzó su carrera como reportero local en su ciudad natal, Alicante, antes de trasladarse a Madrid para trabajar en el diario El País. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual del Servicio Mundial de la BBC, escribiendo sobre política y cultura españolas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *