Mié. Oct 5th, 2022

Con la finalización del templo en 1767, surgió un problema que antes no existía: cuando se instaló el camarín en la planta superior, hubo que bajar la Imagen al nivel del templo por las escaleras del mismo con indudable riesgo. de daño a la misma.

Por ello a partir de 1786 se empezó a bajar por una trampilla hueca que se abría en la planta superior mediante poleas y que es uno de los detalles interesantes que visitan los visitantes del Museo de Arte Sacro de la Basílica del Pino.

En 1927, tras la muerte del párroco Juan González, se encargó en su sustitución a Antonio Socorro Lantigua; y es a él que, como nos cuenta José Miguel Alzola, y dada la inquietud por mejorar todo lo relacionado con las celebraciones que proponía el joven párroco, su tío Agustín Alzola y González-Corvo, veraneante del país e interesado en la temas de la Iglesia y del municipio de Teror, una nueva forma de realizar la operación de bajada sin muchos peligros de daños y de forma abierta a la asistencia de los feligreses. Don Agustín propuso que la Bajada de la Imagen anual por las fiestas de septiembre se realizara directamente desde el camarín hacia la iglesia y no desde la escalera de caracol diseñada por Diego Nicolás Eduardo, a través de un sistema de rampas por las que se desplazaría una plataforma sobre la cual, Lentamente y con más seguridad bajaría la Virgen del Pino. En la inauguración de esta nueva fórmula, el carpintero Manuel Henríquez Yánez y sus empleados tuvieron una intervención excepcional, y su éxito hizo que dos actos hasta entonces realizados a puerta cerrada y con riesgo de dañar la imagen, como el Descenso y años después, la Subida a la misma, se han convertido en los últimos años en dos eventos principales del calendario festivo del Pino y de multitudinaria participación. Se destacó en las crónicas de ese año. «Con admirable éxito por medio de un sencillo aparato por el cual la venerable imagen desciende lentamente como sobre una nube, desde su nicho hasta el trono, y después de las fiestas se sube del mismo modo. Este acto fue muy emocionante y solemne. El templo se llenó de barca en barca cuando bajó la Virgen. La compacta multitud de fieles que llenaba la basílica presenció de rodillas la emotiva ceremonia. Participaron numerosos sacerdotes. Tras cantar el “Hola”, comenzó la ceremonia acompañada por el órgano. Todo el pueblo cantó el himno del Pino. A partir de este año, tan bello acto será uno de los más interesantes de las fiestas religiosas de Teror”

Y las camareras también estaban presentes.

Dicen los papeles antiguos que a finales del siglo XVI era Isabel Pérez de Villanueva, hija de Juan Pérez de Villanueva, patrón de la Virgen. A Doña Isabel correspondía con este título la custodia de las joyas de la Imagen. Han sido las tres últimas de esta secular y respetable línea sucesoria, María del Carmen Bravo de Laguna, su hija Ana del Castillo y actualmente su hija, María del Pino Escudero, quienes han mantenido los roles que la tradición les había asignado y en particular la este último que participó el pasado viernes junto con el que determinó la parroquia, en la tarea de vestir a la Virgen con el Manto que portará en las celebraciones del año en curso y que fue el rojo, que hoy cumple dos décadas desde la primera vez que lo usó el 4 de septiembre de 2002.

Leer también  Las Palmas C, campeón del 52 Torneo El Pino - Infonortedigital.com

Desde la restauración realizada en 1974 y por indicación expresa de los técnicos, la talla ha permanecido como hasta ahora durante algún tiempo sin los ornamentos para que se produzca la ventilación natural de la madera.

También este año se celebrará la Bajada de la imagen del camerino con el sistema concebido desde 1928; y como ha venido ocurriendo en todas estas décadas, también este año un grupo de personas, ocultas y anónimas, ayudarán con su esfuerzo a que esto suceda de manera segura y notoria. Desde el interior de la estructura del Descenso comprobarán su seguridad, el movimiento de los tules que cubren la rampa y todos los pequeños detalles para mostrar el acto. Los sacerdotes, desde el altar, colaborarán en su correcta ejecución y también participarán en ella.

Asimismo, en los actos festivos y protocolares que se realizarán con la imagen de la Virgen del Pino, la figura del patrón de la misma tiene un papel destacado. Si Juan Pérez de Villanueva ocupó este cargo honorífico a principios del siglo XVI, es Agustín Manrique de Lara quien lo ostenta en la actualidad.

Doncella de la Virgen, parientes, Patrona, artesanos de mantos, párroco y presbíteros, personal del templo, colaboradores; toda una intención de raigambre secular que, año tras año, permanece oculta, cumpliendo una tarea que une el presente de las celebraciones y la devoción a la Patrona de la Diócesis de Canarias con las raíces más profundas de su historia; aunque muchas voces empiezan a pedir cambios en la situación de estos cargos hereditarios.

Prudencio Alfonso González nació en Teror el 9 de enero de 1914, hijo de Prudencio Alfonso Suárez y Victoriana González Rubio de Teror. Su abuelo paterno, también llamado Prudencio Alfonso y Goya, era originario de Tacoronte en Tenerife. Cabe señalar que, como en el resto de apellidos, en la documentación de esta época aparecen todas las distintas generaciones como «Afonso» y no como «Alfonso», como se llamó posteriormente a la familia.

En 1927, a la edad de trece años, se inicia como aprendiz en la carpintería de Manuel Henríquez Yánez, donde paulatinamente se convierte en un maestro avanzado de las diversas técnicas entonces casi puramente artesanales en los numerosos trabajos en madera. .

Se distinguió sobremanera en uno, típico y representativo como pocos elementos arquitectónicos del lugar donde nació: la talla, montaje y montaje de balcones canarios; dos de cuyas excelentes muestras adornan, de su mano y como circunstancia anecdótica, la fachada del antiguo Palacio Comunale Terorense y también la de su nueva sede en el edificio de la antigua Villa Instituto. Trabajos excepcionales, entre muchos otros, que nunca han sido retribuidos como se merecían.

Leer también  Llull: Francia, Eslovenia y Grecia serán los principales rivales en el Eurobasket

El mismo año en que inicia su aprendizaje como carpintero, se propone y se concibe, todo ello se lleva a cabo con motivo de las fiestas de 1928 y Prudencio Alfonso, el propio Manolito Henríquez y otro de sus trabajadores, Vicente Pérez Hernández, quien concebido y construido, todo el sistema, sus actualizaciones y modificaciones, a lo largo de los años han sido muy importantes para su éxito. Desde entonces hasta 1976 Prudencio Alfonso participó durante casi medio siglo en la “mayordomía” del descenso, donde pasó de ser el más joven de los colaboradores al más viejo de todos y con más experiencia, llegando a los años setenta.

En 1977, como anécdota, en el primer Descenso en el que no participó, un descuido puso en peligro la seguridad de la Sagrada Imagen y muchas voces lo llamaron dentro de la Iglesia, conscientes de su dominio en el tema, pero Prudencio Alfonso ya se había retirado en el su puesto de carpintero en la Basílica y se dedicó a la preparación continua de las dependencias parroquiales, como las de la propia Casa Parroquial, construida a partir de 1978 y demostrando dominio de las técnicas y artes de la carpintería.

Prudencio Alfonso se casó en Teror el 11 de marzo de 1953 con María del Pino del Rosario Pérez, hija de maestros afincados en Villa Juan del Rosario y Catalina Pérez. Tuvo cuatro hijos: Cayetano, María del Carmen, Anabel y Octavio, que junto a la viuda han mantenido el respeto que merece el trabajo y el buen hacer de su padre para que Teror nunca olvide a los que realmente contribuyeron a hacer historia.

Murió el 9 de junio de 1992 y desde entonces su nombre es sinónimo, para todo el pueblo de Terola, de un buen hombre, de un artesano sin igual, de la historia de nuestro pueblo y de un profundo fervor hacia la Virgen del Pino y lo que ella representa

DESCRIPCIÓN DE LA DESCRIPCIÓN DEL CAMARÍN EN EL PREGÓN DE 1952, AÑO DE INICIO DE LA PRIMERA PEREGRINACIÓN

El 1 de septiembre de 1952, José Naranjo Hermosilla, martillero de ese año, anunciaba a través de las ondas de Radio Las Palmas este prodigio de la renovada Bajada de la Virgen a la tierra en un espectáculo sacro que evocaba el martillero con las siguientes palabras:

«A tus pies, Señora, debemos pues esperar y, cuando bajes de tu altar mayor, seguramente experimentaremos un gozo semejante al que debieron sentir nuestros antepasados ​​cuando te vieron en lo alto del Pino Santo.

Ese prodigio, señora -que nadie nos puede negar, porque no está lleno de razón ni de crítica, sino de devoción y de asombro ingenuo- es el mismo prodigio renovado que contemplaremos cada año en vuestro templo de Teror, cuando vuestra imagen parezca descender del cielo a nuestro valle de lágrimas, como un milagro de fe que es sólo el símbolo de nuestra sincera devoción a ti.

Porque ese rebajamiento de tu Imagen nos puede ser de gran utilidad; porque, aunque estés todo el año en tu altar, que es como estar sobre las nubes de la tierra, allá arriba en los cielos, nos parece que escucharás mejor nuestras súplicas en los días que estés aquí abajo, junto a nosotros, de manera análoga a como Dios Nuestro Señor, durante los años de su paso por la tierra, quiso colmar su amor por los hombres en el milagro de la resurrección de Lázaro, en la multiplicación de los panes y de los peces, en aquella del sirviente del centurión»

Leer también  El tenor Aridane Betancor vuelve a la Casa Museo Tomás Morales de Moya - Infonortedigital.com

Hoy, incluso desde que se inició en 1928, la Santa Imagen revivirá la fe, la devoción y el fervor en su fiesta como paradigma de Canarias con su Bajada del Camarín al presbiterio.

Y esta vez lo hará con un simbolismo mayor de volver a la esperanza en el modo de vida de los canarios tras la desastrosa experiencia de los dos últimos años.

LA CAPA ROJA

Hace veinte años, las Fiestas del Pino trajeron un nuevo Manto para la Virgen y una nueva Doncella. Se trata de Pino Escudero del Castillo tras la muerte de su madre, Ana del Castillo Bravo de Laguna, el 19 de enero de 2002; a su vez Doncella de la Virgen del Pino desde 1985.

En las declaraciones realizadas al inicio de las celebraciones afirmó que “ser camarera en la Virgen del Pino es un privilegio impresionante… Es algo que, sinceramente, no me puedo explicar. En mi familia, la Virgen es un miembro más de la casa… Mi bisabuela, mi abuela y mi madre también fueron doncellas de la Virgen del Terror. En concreto, lo primero que hago cuando llego de Madrid es ir a Teror a ver a la Virgen”

El manto rojo fue donado por su madre para reemplazar otro -el color de la canción de Néstor- aunque nunca lo vio terminado. Fue confeccionado por el bordador Francisco Herrera y es de un color rojo salmón fuerte, confeccionado en tejido producido por la fábrica valenciana Garín, con urdimbre de seda natural de 4.800 hilos y tejido a mano en telar de madera y trama de seda con metal plateado llamado guinda.

Fue puesto en libertad el 4 de septiembre de 2002 y al día siguiente se celebró la Bajada de la Virgen del Pino, a la que asistieron cientos de romeros, dentro y fuera de la Basílica, y que tardó 20 minutos en bajar.

Este año, veinte años después de su estreno, lo volverá a proponer al inicio de estas Fiestas del Pino en las que tantas esperanzas han puesto los isleños y toda la Diócesis.

José Luis Yáñez Rodríguez. Reportero oficial del terror

Por Mar Eusebio Sanchez

Mar Eusebio Sánchez es una periodista española que ha trabajado en el sector durante más de 10 años. Comenzó su carrera como reportero local en su ciudad natal, Alicante, antes de trasladarse a Madrid para trabajar en el diario El País. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual del Servicio Mundial de la BBC, escribiendo sobre política y cultura españolas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.