Mar. Feb 27th, 2024
Recomendaciones a seguir para lidiar con la somnolencia al volante

Quedarse dormido mientras se conduce, aunque sea por unos segundos, puede poner en grave peligro al conductor y a los pasajeros. Conducir por una autopista a 120 km/h y dormitar durante dos segundos, por ejemplo, significa cruzar una distancia equivalente a dos campos de futbol fuera de control. Por ello, el sueño es uno de nuestros principales enemigos cuando nos ponemos al volante.

De hecho, según Cleverea, la somnolencia está relacionada con el 20% de los accidentes de tráfico que se producen en España. Además, siete de cada diez automovilistas confiesan haber sufrido alguna vez somnolencia en los viajes y casi El 60% sufría de microsueños al volante, lo que puso en grave peligro su seguridad. Y son múltiples las causas por las que podemos sentir sueño. Comer en exceso, tomar ciertos medicamentos o no dormir lo suficiente la noche anterior puede conducir a una situación peligrosa. Para ello los expertos de Cleverea nos dan una serie de trucos y consejos para evitarlo.

Primero, conducir de día siempre es más cómodo que hacerlo de noche, ya que la somnolencia tarda más en aparecer durante el día. Ya sea que viaje de día o de noche, es recomendable hacer paradas cada dos horas o cada 200 kilómetros para reducir la fatiga. Las horas más peligrosas Son entre las 3 y las 5 de la mañana y las 2 y las 4 de la tarde. Aunque hayas descansado bien la noche anterior, el sueño suele aparecer en estos momentos, ya que el cuerpo está más acostumbrado a estar en estado de reposo a estas horas.

Tan pronto como se noten los primeros síntomas del sueño, es conveniente para detener y borrar. Si es necesario, puede tomar una siesta de 20 minutos. Para ello, conviene buscar una zona segura, como por ejemplo una zona de recreo.

Leer también  Continúa el paro de abogados con más apoyo del Poder Judicial

No adopte una postura excesivamente relajada mientras conduce. Para mantener el tono muscular, es recomendable tener la espalda recta y ambas manos en el volante. Y la calefacción es un enemigo de la seguridad. En un vehículo muy caliente es más fácil quedarse somnoliento. Si este es el caso, se puede encender el aire acondicionado, para que el aire llegue al pecho o las manos del conductor. Otra opción es abrir las ventanillas durante unos segundos para que la temperatura del habitáculo descienda unos grados.

Las comidas copiosas provocan sueño. Cuando te vayas de viaje, evita los alimentos que provoquen digestiones pesadas. Lo mejor es optar por frutas y verduras o una comida ligera. Beber suficiente agua es la mejor manera de mantenerse hidratado y evitar la fatiga muscular, que puede provocar somnolencia. Del mismo modo, las bebidas energéticas o con cafeína, como el café o los refrescos, deben tomarse con precaución, ya que pueden tener un efecto rebote. Agarrar un dulce o un chicle también te ayuda a mantenerte alerta. En estos casos, es necesario que nunca quites la vista de la carretera, para no tener distracciones que puedan derivar en un accidente.

Las personas mayores tienden a sufrir más de somnolencia al volante. Por ello, debes extremar las precauciones y saber que al menor síntoma de somnolencia es mejor parar el vehículo para despejarte.

Finalmente, cuando sientas sueño, puedes aprovechar para detenerte en los semáforos o si hay un atasco para hacer ejercicios de estiramiento que mantengan el tono muscular, como mover la cabeza de izquierda a derecha y de arriba abajo. Los estiramientos de brazos con las manos cruzadas y las palmas hacia afuera y las rotaciones de hombros también son muy efectivos. Para despejarte, una opción es estacionar tu vehículo en un área segura y hacer ejercicio fuera de ella. Lo mejor es un paseo corto, pero hay otras opciones, como poner una pierna en el parachoques y extender la otra, poner las manos en el capó y ponerse de puntillas o estirar los brazos.

Leer también  La primera gran exposición de Viera

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *