Jue. Ene 26th, 2023
La justicia de la UE cuestiona el acuerdo con Marruecos

La prensa europea lleva casi dos semanas armando un alboroto indicando Marruecos como uno de los países implicados en una supuesta trama de espionaje y corrupción para comprar voluntad política de la UE a través del Parlamento Europeo e influir en el proceso de toma de decisiones de las instituciones comunitarias a su favor. El hasta ahora conocido como el ‘Catargate’ que apuntaba a un caso de corrupción de varios eurodiputados, entre ellos el vPresidenta del Parlamento Europeo, la socialdemócrata griega Eva Kailiya despedidos, para defender los intereses de Qatar dentro de la comunidad, en algunos medios ya empezaron a ser llamados los ‘puerta de marruecos‘ por considerar que la implicación marroquí es mayor que la de Qatar.

También porque las relaciones comunitarias con Rabat tienen un peso mucho mayor que con el país que organizó el polémico Mundial que finalizó el domingo, y porque estas relaciones siempre apuntan a algunos de los temas sensibles de la política europea como los acuerdos comerciales, la situación en el Sáhara Occidental, la cooperación antiterrorista contra el yihadismo islámico en el Sahel, el control del fenómeno migratorio desde África, y en general toda la geopolítica europea e internacional de ese continente. El escándalo es por el momento ampliamente difundido por la prensa de muchos países miembros de la Unión Europea y de manera informal tanto a nivel comunitario como en algunas capitales, pero aún no ha tomado forma oficial en la Farnesina pese al juicio abierto al respecto. por la justicia belga, competente por ser Bruselas el lugar donde se cometieron los presuntos delitos.

Este episodio ocurre en en vísperas de la clausura por parte de los gobiernos de Rabat y Madrid de la próxima Reunión de Alto Nivel (RAN) en la capital marroquíí, prevista inicialmente para finales de enero o principios de febrero, después de siete años sin celebrar por la crisis diplomática, en la que ambos países quieren favorecer el nuevo clima de relaciones. La información sobre la supuesta implicación marroquí en la corrupción de los eurodiputados podría alterar el calendario o condicionar el clima de esa cumbre estatal en la que se abordarán temas clave para Canarias, como las relaciones comerciales, el control de las migraciones o la actual negociación sobre la delimitación de los espacios marítimos entre los dos países, por eso el gobierno regional pretende tener una presencia directa en ella.

Leer también  Jesé quiere irse de Turquía y piensa volver a España

El fondo del asunto es que un diplomático marroquí y los servicios secretos de ese país habrían intentado influir a través de sobornar a los eurodiputados en, entre otros, el acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos, acuerdo que precisamente El Tribunal General de la UE ‘tachado’ por considerar que había afectado a las aguas saharauis y que el derecho internacional no reconoce la soberanía marroquí, ni su jurisdicción. Pero la acción de Vestíbulo marroquí en Bruselasque el oficial y cualquiera que se mueva en las sombras, parece tener muchos más tentáculos y, según se investiga en el caso que ahora ha salido a la luz, fuera de cualquier control diplomático y con evidentes implicaciones criminales.

haz ancho comunitario

Pero donde ahora se centran muchos analistas y medios especializados es en la ofensiva que Rabat lanza desde hace algunos años para intentar ganar peso e influencia en la expectativa internacional a través de estos dos instrumentos de acción exterior. Gracias a situación estratégica relevante en el norte de África y por ser considerado durante décadas el país más pro occidental de toda la región, y casi del continente, Marruecos es tratado con guantes de seda y mangas anchas por la UE y otros aliados como EE.UU., y está alcanzando un nivel indiscutible de complicidad en esas áreas. Tanto es así que su ubicación en relación con la cuestión del Sáhara, de cuya propuesta por un El régimen autonomista de la antigua colonia española está ganando terreno y ya cuenta con el apoyo tanto de Estados Unidos como de Francia, España y Alemania dentro de la UE.

Leer también  Los caprichos e injusticias del fútbol niegan el liderazgo de la UD

Desde hace meses, Rabat ha desplegado toda su acción diplomática para reforzar las relaciones con la UE y con las cancillerías de París, Madrid y Berlín, con un hito evidente en el caso español en cambio oficial de posición del gobierno de Pedro Sánchez en relación con el Sáhara aceptando la vía autonomista de este territorio “como la base más seria, realista y creíble para la resolución del conflicto”, aceptando la soberanía marroquí. Es la base de los acuerdos firmados entre ambos países tras las conversaciones del pasado mes de abril entre Sánchez y el monarca alauita, Mohamed VI, y de la nueva etapa de relaciones con importantes implicaciones en Canarias por los motivos señalados.

Paralelamente a la acción diplomática en la UE, Marruecos también está desplegando una estrategia de influencia geopolítica en otros escenarios internacionales, cuyo caso más destacable sería el acercamiento a Israel a través de Estados Unidos, incluido un acuerdo de cooperación militar con Tel Aviv. Pero también a través de acuerdos con países africanos tras su regreso a la Organización para la Unidad Africana hace cinco años tras décadas de autoexclusión por admitir a esta entidad multilateral como miembro de pleno derecho de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y al Frente Polisario como su legítimo representante. . Pero más allá de la incidencia del conflicto saharaui en algunos países, que ha provocado crisis diplomáticas con Argelia o Túnez, Marruecos es un actor de primer orden en todo el continente, y es refrendado como peón imprescindible en la geopolítica de la región por países occidentales y por La OTAN, un papel que ha crecido en los últimos años como contrapunto a las políticas agresivas de Rusia y China en el Sahel y otras regiones subsaharianas.

Leer también  En Inglaterra insertan a Alberto Moleiro en la lista de fichajes del Aston Villa que dirige Unai Emery

El ‘sof power’ marroquí

La diplomacia marroquí está muy activa buscando un nuevo clima de entendimiento con la UE y sobre todo con España, de nuevo con vistas a apoyar la idea de que la opción autonomista por el Sáhara no tiene marcha atrás en la política exterior española, y en cada vez más países de la UE. Con ese objetivo promueve o participa en foros en los que deja huella de su histórica capacidad diplomática.Poder suaver’, es decir, con una gran capacidad para moldear las preferencias de los demás. Los ejemplos incluyen la reciente foro celebrado en Fez, en noviembre, de la Alianza de Civilizaciones Promovida por España hace 17 años, convocada por el exministro de Exteriores y actual director de ese organismo de Naciones Unidas, Miguel Ángel Moratinos, y con la participación del actual jefe de la diplomacia española, José Manuel Albares, y el expresidente Rodríguez Zapatero. Todos ellos destacados partidarios de la vía autonomista al Sáhara.

En el mismo sentido la celebración, el pasado mes de septiembre en Las Palmas de Gran Canaria, de una jornada sobre el Sáhara organizada por la denominada Movimiento Saharaui por la Paz que el propio CNI español cataloga como grupo bajo el control de los servicios secretos marroquíes. Esos días fueron boicoteados por Frente Polisario, pero contaron con la participación de destacados dirigentes del PSOE como él Rodríguez Zapatero y sus ex ministros José Bono y el actual eurodiputado Juan Fernando López Aguilar.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *