Dom. Abr 14th, 2024
Imagen de archivo de la manifestación del 8M 2022 en la capital grancanaria.  / COBER

Imagen de archivo de la manifestación del 8M 2022 en la capital grancanaria. / COBER

Tabla de contenidos

Por segundo año, el 8M tendrá dos escalas separadas en Madrid. El debate se traslada a Canarias, aunque habrá una única licitación en ambas capitales

Luisa del Rosario

Este 8M, Día Internacional de la Mujer, debe servir para celebrar algunos cambios que responden a necesidades feministas. Reforma de la ley del aborto, que incluye permisos retribuidos relacionados con los derechos sexuales y reproductivos como el permiso menstrual, o la creación de un registro de objetores para romper con que el aborto se quede en la medicina privada o que se revierta la reforma del PP como 16 y 17 las niñas de un año no necesitan el consentimiento de los padres es un ejemplo. La Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, llamada ley del ‘solo sí es sí’, que se enfoca en el consentimiento, es otro ejemplo. Sin embargo, el feminismo llega dividido por segundo año consecutivo a esta jornada de protesta, como ocurrió también el pasado 25N.
Madrid es el paradigma. La Comisión 8M convocó la manifestación como cada año mientras que el Movimiento Feminista de Madrid respondió con su bajo el lema ‘Por los derechos de las mujeres’, una manifestación, señalan, «feminista abolicionista» y en la que probablemente, como ocurrió en noviembre, piden la dimisión de la ministra de Igualdad de Oportunidades, Irene Montero.

En Canarias no será así, al menos en las dos capitales. En Las Palmas de Gran Canaria, la Red Feminista de Gran Canaria convoca la manifestación bajo el lema ‘Sin igualdad no hay futuro. Si cierran las calles, las abrimos’ y no hay noticias de otra movilización por el 8M. Lo mismo que en la capital tinerfeña, donde el acto está organizado por la Plataforma Feminista 8M, esta vez con el lema ‘Revolución Feminista sin Fronteras. Transformando el mundo’ Sin embargo, el debate también está vivo en las islas.

Leer también  Las 5 noticias que debes leer para saber qué pasó este viernes 24 de junio

«El feminismo no es un sentimiento»

La filósofa, educadora y activista Begoña Vera recuerda que entre 2016 y 2017 se produjo un «renacimiento» del feminismo a raíz de la oposición de las mujeres a la supuesta reforma del aborto que quería implantar el entonces ministro Alberto Ruiz Gallardón. Luego comenzó el movimiento MeToo y, poco después, ocurrió la horrible ruptura de la Manada. Pero en ese renacimiento abunda»
hubo un malentendido porque el feminismo no es un sentimiento, es una teoría política con una agenda muy específica que va a los cimientos del capitalismo, una agenda social, abolicionista contra la violencia machista». En este sentido, añade, “se han dado muchos pasos, pero sin cambiar los cimientos que nos condicionan. El avance en la igualdad sigue siendo un pensamiento mágico si no se modifican los cimientos de la economía productiva y reproductiva.

«No pudimos celebrarlo juntos»

Nayra Marrero, activista, recuerda la lucha común contra la reforma de Gallardón. «Luchamos juntos» y el cambio, que supuso un paso atrás, fue «dejar fuera a los menores». Ahora que la situación se ha invertido, añade, “no podíamos celebrarlo juntos. es una pena porque
Sí, estamos progresando en cosas que históricamente hemos pedido, como la ley de solo sí o la atención y el apoyo para sobrevivientes de agresión sexual.». Además, prosigue, «la dinámica nos lleva a no tener respiro. Ni siquiera podemos alegrarnos” y queda “como un sentimiento agridulce por ese enfrentamiento y los medios no ayudan. Hay mucho ruido alrededor. Como cuando la Consejería de Igualdad de Bibiana Aído es recordada sólo por los ‘miembros’ y nadie ha reconocido su labor».

diferentes puntos de vista

Creo que hay cosas importantes que se han logrado, pero la prevención tiene peor prensa que el castigo. Ha habido un cambio de perspectiva en muchos temas, como el consenso, es un cambio cultural y que genera mucha resistencia.
C.En cuanto a las feministas, tenemos mucho más que celebrar, aunque no sea todo lo posible que nos gustaría.» dice Nayra Marrero.

Para Begoña Vera, sin embargo,
“Han aparecido algunos movimientos que dicen cómo debe ser el feminismo y esto genera conflicto. Hay feminismos que no responden a la genealogía feminista». Además, añade, “todo lo que ha pasado es un caballo de Troya para destruir el feminismo. Quitamos el empapelado y lo dejamos en una camiseta de Zara”, se queja el filósofo.

La legislación trans ha abierto una brecha de entendimiento entre distintas sensibilidades

La aprobación de la ley trans y las consecuencias jurídicas de la ley del ‘solo sí es sí’, que en algunos casos permitió rebajar las penas para los agresores sexuales, son los dos principales obstáculos para el entendimiento entre las diferentes sensibilidades del feminismo. La escisión comenzó con la redacción de la ley trans. El feminismo radical -de larga trayectoria histórica- ha denunciado la «cancelación de la mujer» que produce una ley que permite cambiar de sexo en el registro civil a voluntad. Para ellas esta ley les “quita” los derechos a las mujeres.

El Ministerio de Igualdad de Oportunidades “no ha conocido el movimiento feminista y esto es un poco raro. Tienen un ministerio ‘feminista’ que no se sienta con las feministas ni sigue la agenda feminista”, se queja la filósofa Begoña Vera, que recuerda que ni la ley abolicionista de la prostitución ni la ley de trata han conseguido salir en esta legislatura. “En los últimos cinco años en Canarias sólo dos mujeres han sido reconocidas como trata. Y con una crisis migratoria. ¿Pasa algo?, se pregunta.

Para la activista Nayra Marrero, lo que se ha producido con la ley trans es «ruido» al crear el «falso debate de que hay mujeres que usurpan espacios o borran a otras mujeres. Lo que realmente no pudimos hacer es dejar atrás una realidad sin reconocer derechos». porque tenemos miedo de lo que vendrá, espero que con el tiempo las heridas cicatricen, vemos que no pasa nada, que solo se ha avanzado en derechos para una parte de la población, hay muchas políticas feministas en marcha. finalizados, como la ley de trata, profundizar la coeducación, pedir mejores pensiones no contributivas para las mujeres, más derechos para las mujeres cuidadoras…».

Ambas expertas coinciden en que el feminismo aún tiene muchos asuntos pendientes.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *