Jue. Sep 29th, 2022
En una imagen de archivo, el empresario junto a su hija Sonia.  / C7

En una imagen de archivo, el empresario junto a su hija Sonia. / C7

Viuda y hermanos del empresario esperan que el juzgado ordene la entrega del cuerpo para cumplir la última voluntad del empresario

FSA Las palmeras de Gran Canarias.

29 días el cuerpo del empresario Ángel Ferrera Martínez estuvo en un congelador del Instituto de Medicina Legal de Las Palmas a la espera de ser entregado a la viuda, María Tavío, y que se haga realidad el deseo expresado por el propio Ferrera en su testamento vital: ser incinerado y que sus cenizas sean depositadas en la tumba familiar, en el cementerio de San Lázaro.

Esta situación del cadáver es consecuencia directa de la iniciativa judicial emprendida por las hijas del empresario, con Sonia Ferrera a la cabeza. Como parte del cruce de peticiones con la viuda que mantienen desde hace meses, lograron convencer al juzgado de guardia de detener la cremación el 15 de agosto para realizar una autopsia en busca de indicios de un presunto envenenamiento.

Las muestras del cadáver enviadas a Tenerife ralentizaron el procedimiento y, a pesar de
se termino el informe toxicologico, el juez aún no ha ordenado la entrega del cuerpo. Tanto el médico que certificó la muerte como el primer informe forense y el realizado en Tenerife fueron contundentes: el empresario falleció a causa de las metástasis cancerosas que padecía tras ser diagnosticado años atrás con un cáncer de pulmón.

Detrás de la batalla legal planteada por las hijas del expresidente de la Cámara de Comercio y de la Confederación de Empresarios de Canarias había una
interés «económico» en la distribución de sus activos. Así lo reconoció el propio Ángel Ferrera ante las personas de su entorno, lamentando también que en sus últimos meses de vida, cuando era consciente de que el cáncer se había extendido y estaba recibiendo cuidados paliativos, no tuviera hijas a su alrededor.

Leer también  Román Rodríguez traslada el apoyo de Canarias a los niños saharauis

Ángel Ferrera se casó por primera vez con Margarita Alonso, con quien tuvo tres hijas (Silvia, Sonia y Marta).
Margarita Alonso murió en 2007 y años después Ferrera se casó con María Tavío.quien estuvo a su lado hasta la muerte del empresario, ocurrida el 15 de agosto.

Según escribió en vida, el cuerpo de Ferrera habría sido incinerado
El martes 16 de agosto a las 11:30, pero el mismo día de la muerte las hijas acudieron a la Municipalidad de Justicia y lograron convencer a un juez para que detuviera la cremación. Ahora lo que falta es que el juzgado ordene, tras recibir el dictamen forense, la entrega del cuerpo a la viuda.

En ese mes posterior a su muerte se realizaron dos funerales en memoria del empresario. El primero fue organizado por las hijas, sin contar con la viuda, y con una homilía en la que sólo se mencionó a la primera esposa. El segundo ya tenía viuda y en el mismo Pilar Ferrera, hermana del fallecido, tuvo palabras de cariño y reconocimiento a María Tavío por el trato reservado a Ángel Ferrera hasta su final.

Todo lo sucedido tras la muerte del empresario llenó de dolor a quienes lo conocieroncon el sentimiento generalizado de que su legado empresarial y su valía humana no merecían un episodio como el derivado de los pleitos de sus hijas.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.