Dom. Jul 3rd, 2022
“Estaba pensando en retirarme, pero tenía fuerzas y ahora estoy en Primera División. Soy un privilegiado”

Giovanni Luigi Pulido (Las Palmas de Gran Canaria, 1983) se instaló en el cielo durante dos días. Confirma el ascenso a Primera División ayer declarado mejor árbitro de Segunda División de la recién finalizada temporada 2021-22 con el trofeo Vicente Acebedo, galardón creado en 2008, a propuesta de Victoriano Sánchez Arminio, presidente de la Comisión Técnica de Árbitros de la Federación Española, asumiendo el nombre de Vicente Acebedo, que fue vicepresidente de dicho organismo y miembro del Comisionado de la FIFA para el estudio de las reglas del juego.

Pulido ha dirigido un total de 249 juegos en las últimas dieciséis temporadas (de los cuales diez en Segunda B y seis en Segunda A), además de que en los dos últimos tuvo la tarea de dirigir partidos de promoción para el ascenso a Primera, hecho que en el mundo de los árbitros se considera un examen final. para calificar para la promoción. Participó de esta situación también en la temporada 2018-19.


¿Se puede pedir más después de todos los focos que han estado brillando sobre ti últimamente?

No puedo quejarme, esa es la verdad. Si lograr el ascenso a Primera División fue para mí algo espectacular, un sueño hecho realidad, ser nombrado mejor árbitro de Segunda División es otro reconocimiento que me llena de orgullo y satisfacción.

-Desde abajo, campos sin asfaltar y condiciones precarias, hacia arriba, que se dice pronto.

-Como todo. Empecé con mi padre, que era árbitro, Juan Luis Pulido Armas, y con el que llegué a coincidir en Tercera División. Primero pasé por las categorías autonómicas, Favoritos, Tercera y Segunda B. Estuve 10 años en Segunda B y, lo reconozco, fue una etapa en la que viví momentos complicados, con lesiones en fases muy puntuales que me perjudicaron. Mucho Entonces tuve que ser muy fuerte para no dejar el arbitraje.

 

 

-¿Has pensado en esa larga espera que no llegaría, que todo terminaría ahí?

Leer también  La Universidad de Verano de Maspalomas ofrece por primera vez un Workshop para aprender las técnicas de doblaje cinematográfico - Digital Faro Canarias

-Sí. También pensé en retirarme porque pensé que estaba estancado, que mi momento podría haber pasado. Hubo muchas piedras en el camino, dificultades que superé armándome de paciencia y fuerza de voluntad. Lo digo sin vanidad, mi historia da para mucho porque la pasé muy mal. Ahora disfruto, miro atrás y me considero un privilegiado. Pero verte tanto tiempo en Segunda B, parado por lesión, sin un horizonte claro… Fue muy duro y casi me doy por vencido. Reconozco que quise hacerlo, que pensé que no vendría.

-¿Qué apalancamiento se activó para cambiar su suerte?

-El ascenso a segundo. Fue un gran impulso. Me dio un subidón, por así decirlo. Era la campaña 2016-17. Desde entonces, la verdad es que todo me ha ido muy bien, hasta el punto de que lo vivido en esta última temporada me ha valido lo que siempre he querido: arbitrar en la máxima categoría.

 

 

-¿Sus experiencias envían un mensaje a todos los árbitros titulares de que se puede hacer?

No pretendo ser un ejemplo para nadie. Pero, repito, si pudiera, obviamente, todos, aunque pongan ganas, trabajo, sacrificio, constancia e ilusión. Pude disfrutar de mi vocación y nunca me importa renunciar a nada por ello. Y aquí estoy yo.

– Cerró la temporada dirigiendo el play-off de ascenso en la eliminatoria entre Eibar y Girona. Curioso porque si UD Las Palmas y Tenerife no se hubieran enfrentado en semifinales le habrían dejado sin esa posibilidad al ser canario. ¿Habría complicado eso tu solicitud para First?

-No podría pitar ni UD ni Tenerife, es la realidad. Y si cada uno de los equipos hubiera jugado el primer partido por separado y uno llegara a la final, yo hubiera quedado excluido. Al final no fue así y pude arbitrar en una de las eliminatorias. ¿Y si esa hipótesis me dañara? Es muy importante estar presente en estos partidos decisivos, pero creo que siempre se evalúa en base a los méritos acumulados en los meses previos. Acumulé 21 partidos de Liga y 2 de Copa del Rey. Si no hubiera estado a un buen nivel en esos partidos, de nada me hubiera servido que me fuera bien al final. Es como un maratón.

Leer también  La UD ofrece "total apoyo" a la oferta de Gran Canaria para albergar el Mundial 2030

-Se define como un colegiado «hablador y empático».

-Me gusta dejar jugar, permitir juego de contacto hasta lo que indica el reglamento claro. Tengo claro que el futbolista te pierde el respeto si te pones a silbar tonterías. Claro, siempre firmo una línea de autoridad pero de entendimiento al jugador. No es un autoritarismo rígido que no apoya el diálogo. Al fin y al cabo, árbitros y jugadores compartimos la tarea de que todo salga bien en el terreno de juego y debemos colaborar y ayudarnos, sabiendo que, por supuesto, cada equipo vela por sus propios intereses y gana.

 

 

-Ya no hay espacio en el fútbol para la figura del árbitro al que no se le podía ni hablar…

-Esto está agotado ahora. En otros tiempos es cierto que se han dado circunstancias que hoy serían impensables. En respeto, en cordialidad, obviamente un jugador puede acudir a un árbitro controlando la tensión, las revoluciones de un partido. Creo que el fútbol, ​​en ese sentido, ha avanzado mucho.

-Incluso si se expone a los medios. El acceso frecuente a tu gremio implica mil trabas e impedimentos.

– Respeto a mis compañeros, pero, en mi caso, siempre estoy abierto. Y más ahora que todo el mundo habla tan bien de mí… (risas).

-¿Y ahora? ¿Como ves el futuro? Bernabéu, Nou Camp, Wanda… Los mejores lugares te esperan.

-Realmente no me dio tiempo de asimilar y masticar todo. Todavía estoy respondiendo mensajes de felicitación y tratando de digerir lo que tuve que pasar. Lo mismo en un par de semanas y me hago a la idea. Ahora quiero descansar unos días, recuperarme de tanta exigencia física y mental.

Leer también  Cuatro deportistas de élite de las islas analizan 40 años del deporte canario

-Será el único árbitro de Primera División del país junto al Hernández Hernández de Lanzarote.

-Aquí hay ayudantes, pero como árbitro principal es cierto que seremos los únicos. Es un honor compartir este privilegio con un colega como él, a quien conozco desde hace muchos años. Es un punto de referencia para todo lo que hace. Alejandro ascendió muy pronto a Primera División, ya es internacional… Compartimos muchas experiencias aunque, desde que se mudó a Madrid, no podemos tener contactos tan frecuentes.

 

 

– ¿Le hubiera gustado que su ascenso coincidiera con el de la UD Las Palmas?

-Por supuesto. Como amante y aficionado al fútbol, ​​no puedo negar que siempre me ha encantado el equipo de mi isla, la UD Las Palmas, entre los mejores. Lástima que no lo hizo este año. Esperemos que lo consiga en su próximo intento. Creo que es muy importante para el fútbol canario que tanto la UD Las Palmas como el CD Tenerife compitan al máximo nivel.

-¿Cambiará su rutina de trabajo como árbitro en Primera División?

-No hay manera. A principios de julio empezaré mi pretemporada a nivel físico y luego abordaré la concentración que siempre desarrollamos y eso es antes del inicio del calendario. Es la misma rutina que cuando estás en Segunda División. Además, siempre me llegaba todo con el mismo pedido.

-¿Llevarás a tu papá a un juego la próxima temporada?

-Nos presentó a mi hermano ya mí a arbitraje. Está, como toda la familia, muy contento de verme en Primera División y seguro que buscaré el momento para que me acompañe a un partido y disfrutarlo desde la grada.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.