Mar. Ago 16th, 2022
Francisco José Fajardo

Imagen de archivo de una operación de la Guardia Civil contra el narcotráfico en alta mar. / C7

Los dos tripulantes que admitieron los hechos fueron condenados a nueve años y tres meses de prisión y el tercero que negó fue condenado a diez años y medio.

Francisco José Fajardo

Su explicación de los hechos fue «bastante vaga y confusa, como casi todas sus declaraciones en las que ni siquiera, muchas veces, respondió a lo que se le preguntaba», relatando
«algo completamente diferente de lo que se le preguntó». Así calificó la Audiencia Provincial de Las Palmas la actitud de una persona acusada de haber transportado un cargamento de 1.509 kilogramos de cocaína en un velero junto a otras dos personas. La Sala no creyó que hubiera abordado el barco sin saber qué mercancías había en él y fue condenado a diez años y medio de prisión. Los otros dos compinches admitieron los hechos y su sentencia fue reducida a nueve años y tres meses de prisión cuando el tribunal aplicó la confesión atenuante. Por supuesto, los tres tienen que pagar una pequeña multa cada uno.
más de 155 millones de euros.

Leer también  Una de las redes más activas en el narcotráfico cae en Canarias, con 26 kilos de cocaína

Según la sentencia, dictada por la Sección Segunda, los agentes de la Unidad Operativa Central (UCO) de la Guardia Civil habrían capturado a estas tres personas en alta mar sobre las 15:50 horas.
21 diciembre 2019.

Se trataba de la patrullera de la Guardia Civil Río Gadalaviar encargada de interceptar al velero Beneteau -de bandera española- a unas 70 millas náuticas al sur de la isla de Gran Canaria, que había sido desmantelado por completo para alojarle en él de la mejor manera. camino posible para no ser descubierto,
un cargamento de 1.509 kg de cocaína.

Según la sentencia, este velero estaba tripulado por los imputados «que actuaron de común acuerdo» para mover este cargamento de cocaína que rendía el 78,19 % de la riqueza y que pretendían entrar después en el mercado negro de la Isla tras haber viajado desde el Caribe.

Dijo que fue secuestrado por los otros dos acusados, pero en realidad tenía una tarifa de 100.000 €

La droga intervenida tenía un valor de mercado de 51,74 millones de euros y fue colocada en una embarcación que los detenidos compraron el 29 de agosto de 2019 en Vilagarcía de Arousa (Galicia) para
13.000 euros.

Pero en el proceso, los tres presuntos narcotraficantes optaron por estrategias totalmente antagónicas. Por un lado, dos de ellos nacidos en Vigo y Venezuela admitieron expresamente al ser detenidos y luego en el Pleno que «no sólo transportaban la droga incautada, que su destino era España, que recibirían una suma de dinero por ello». «, pero también
“Se dieron cuenta desde el primer momento que ese era el propósito del viaje” y que junto con el tercer imputado “se encargaban de preparar huecos en el velero para esconder droga”, argumenta la sentencia.

Pero este tercero, de República Checa, negó tal extremo y aseguró que no viajó en un velero «voluntariamente», diciendo que creía que «simplemente estaba ayudando» a uno de los condenados «a navegar con un velero» para descubrir la ella
«Objetivo real una vez que llegas a Cabo Verde». Ha añadido que en ese momento fue «obligado a permanecer en el barco por las amenazas que le habían hecho los otros dos imputados» hasta que todos fueron detenidos por la Guardia Civil.

El fármaco interviniente tuvo un valor de mercado de 51,74 millones de euros

Una tesis que la Sala ha definido
improbable ya que, entendieron, “su participación fue totalmente voluntaria y con plena conciencia del propósito que persiguen con el viaje” los narcotraficantes.

Además, en los detalles de la sentencia, los mismos dos imputados que tomaron nota de los hechos argumentaron que el discordante era «un poco menos que el organizador de todo el viaje» y «tenía un destino predeterminado».
indemnización de cien mil euros que se incrementaría ya que la travesía se demoró más de lo esperado”, recalcaron.

sin coartada

Alude a que, poco menos, fue secuestrado por el resto de la tripulación, tesis que desmanteló la Sección Segunda del Juzgado con diversos argumentos. Primero, se detuvieron en
Cabo Verde y el Caribe, «ambos lugares» donde este acusado admitió haber estado. Pues bien, “en ninguno de estos dos lugares, en ningún momento, hay datos, indicios o indicios de que intentaron dejar de participar en el transporte o intentaron denunciar a las autoridades lo que iban a hacer”, señala la resolución. .

Además, subraya, es el propio acusado quien reconoce, al ser interrogado, que «siempre se baja del barco, según él, con los otros dos acusados ​​o al menos con uno de ellos y
que fue a tomar cervezas». En esas salidas tenía conexión wifi y enviaba correos electrónicos a su pareja pero, «sorprendentemente, no hizo nada para revelar poco más que un secuestro a las autoridades».

Una supuesta “situación de secuestro o similar” que “ni siquiera desenmascararon a los oficiales encargados del abordaje en alta mar. Para la Cámara, esta persona estaba «necesariamente» al tanto de la cocaína que transportaba porque, según explicaron los policías,
“la droga estaba esparcida en todas las habitaciones del velero, incluidos los pasillos y camarotes”un hecho objetivo que ayuda al órgano sentenciador a refrendar las declaraciones de los otros dos condenados.

De esta manera los dos que reconocieron los hechos
se benefició de una sentencia reducida mientras que el tercero por discordia fue condenado a diez años y medio de prisión, según el magistrado ponente Nicolás Acosta González.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.