Vie. Ene 27th, 2023
Mfulu, en acción de partido.  /efe

Mfulu, en acción de partido. / efe

La UD sobrevive en Oviedo a la inferioridad que provocó la expulsión de Loiodice en el minuto 77 y al constante acoso del casero

Probablemente el empate de la UD sepa mejor que el del Oviedo después de lo que vimos en el Tartiere.
Los dirigentes supieron sobrevivir al empuje local y también tuvieron la suerte que le corresponde, con un desnivel de Borja en el larguero que olía a gol. El penalti añadido de la expulsión de Loiodice a trece minutos del final lo supo manejar desde la madurez y sin errores. La sencillez cuando no hay talento también suma puntos.

Una versión más reducida y discreta la dejó la UD en un primer acto testimonial sobre las prestaciones.
Nada que ver con ese equipo prepotente que gobierna al que captura, Las Palmas se ha encontrado con un anfitrión rudo y valiente, que metió la pierna y el orgullo en la faena y llevó el partido a lo que le interesaba: todo muy lejos de su área y segundo. juega como alimento para su presión. Así Álvaro Cervera desactivó a García Pimienta, del coraje de escalar con presiones corales, por momentos insoportables.

De esta forma se explica que casi todo el tráfico rondaba por las inmediaciones de Álex Domínguez, nunca con real, verdadero peligro, pero sí con la persistencia suficiente para preceder a un latifundio en el área de Oviedo, que anuló en buena medida, la opción de generar una ofensiva. producción.
Pejiño y Clemente apenas dieron mucho alcance a la UD, Moleiro floreció fuera de su área de influencia y Mfulu y Loiodice no fueron suficientes para adueñarse del área grande. Con un once en el que, como en todos, se intentaba agarrar el balón y arrinconar al rival, el resultado fue un mal reparto de funciones y, por momentos, una tónica caótica que no era recomendable. Porque en el fútbol no habría color entre tú y el Oviedo.

Leer también  "Te rompo la boca": suspenden un partido en Canarias por amenazas al árbitro

tímidos avisos

Por eso los de azul han asumido la causa con entusiasmo y valentía. Y lo que empezó como una declaración de intenciones, la de empequeñecer al líder y apretarlo a partir del portero, acabó siendo un esquema general, para consternación de Pimienta, nada acostumbrado al embudo que se veía en su equipo.
Paradojas, las mejores opciones fueron suyas: un bonito bagel de Marc Cardona que falló el gol y un disparo lejano de Pejiño, con demasiada altura, fueron las respuestas a la asfixia del casero, aunque abundante en fuerza al faltarle los colmillos. Sólo un disparo de Rama, desde lejos y sin malicia, requirió los guantes de boxeo de un Álex que no se comprometía ni con los centros ni con los balones en el área.

En la segunda mitad vimos otras arias. Los cambios de UD salieron bien con un Marvin hiperactivo en su carril y un Clemente en llamas. Ambos advirtieron al Oviedo contra el mismo reinicio, dejando claro que lo anterior ya no valía. Pero el rival se levantó y acabó igualando fuerzas hasta disfrutar de las mejores ocasiones: un remate de Borja contra el larguero y un latigazo que aprovechó Álex Domínguez de forma soberbia.

Entre medias, entrada sin impacto de Vitolo y segunda tarjeta amarilla para Loiodice por una falta sobre Enrich que complica la situación. La UD se refugió y resistió. Incluso, muy tarde, tocó bingo con el zapato cruzado de Andone. Todo quedó como empezó. Lo cual, dado lo que hemos visto, tampoco es un mal negocio.

– Ficha de datos:

0 – Real Oviedo: Bribón; Lucas, Costas, Dani Calvo, Bretoni; Hugo Rama (Viti, f. 84), Mángel, Jimmy, Marcelo (Borja Sánchez, f. 67); Sergi Enrich (Obeng. m. 89) y Bastón.

0 – UD Las Palmas: Álex Domínguez; Álex Suárez, Curbelo (Sidnei, m. 46), Coco, Sergi Cardona; Mfulu, Óscar Clemente (Fabio, m. 80), Loiodice; Pejiño (Marvin, m. 46), Marc Cardona (Florin Andone, m. 77) y Moleiro (Vitolo, m. 64).

Árbitro: Ais Reig (Colegio Valenciano). Amonestó a los locales Borja Bastón (4′) y Rama (64′) ya los invitados Pejiño (41′) y Loiodice (66′ 78′).

Accidentes: Partido correspondiente a la 19ª jornada de la Liga Smartbank disputado en Carlos Tartiere (Oviedo) ante 12.376 espectadores.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *