Mié. Oct 5th, 2022
Dos personas coordinan los controles sanitarios en el aeropuerto de Gran Canaria.  / Atlántico hoy

el consejero de Turismo del Cabildo de Gran Canaria, Carlos Álamo, dice que la isla es ahora un destino mejorado en comparación con 2019 y está lista para recibir un posible aumento de visitantes este invierno. “Estamos preparados para que, si se produce esa avalancha de turistas europeos, podamos afrontarla con cierta normalidad”, dice. Hace tres años asumió y en este período vivió una situación inédita para el principal sector económico del Archipiélago, pero está «relativamente feliz» porque los indicadores ya están cerca del nivel previo a la pandemia.

– Pregunta: Cuando asumió el cargo en 2019, el fracaso de Thomas Cook, el turismo cero, una guerra no estaba en su cabeza… ¿Cómo lidia con este tsunami de eventos negativos?

Respuesta: Es muy complicado, pero igual que los demás miembros del Cabildo. Recuerdo presentar planes para tratar de llenar los vuelos de turistas y al día siguiente les expliqué a esos mismos turistas que tenían que irse a toda prisa. Tuve la suerte de haber encontrado un consultor bien armado. Turismo de Gran Canaria es una entidad independiente que es en sí misma un pequeño municipio y que nos ha ayudado a ser rápidos, quizás más que otras instituciones. También aprovechamos para reordenar esta casa desde dentro: cambiamos los estatutos, generamos listas de reserva, conseguimos cubrir las plazas que llevaban mucho tiempo vacantes. Y eso significó que, cuando terminaron las restricciones, teníamos todo nuestro organigrama preparado para enfrentar lo que estaba por venir.

– Los datos de visitantes ya son, si no en los niveles previos a la pandemia, prácticamente los mismos. ¿Los datos de empleo del sector turístico?

– También. Alrededor y también por encima de los trabajadores que estuvieron allí en 2019. También lo que detectamos, y me comentan los profesionales, es que a veces cuesta encontrar trabajadores preparados para la restauración o para trabajar en la recepción del hotel. En este tiempo de pandemia hay que animar a los jóvenes a prepararse ya que este sector es un sector que siempre ha generado muchas oportunidades. Estoy convencido de que será el motor de la economía canaria. Y en un país donde todavía tenemos las tasas de paro que tenemos, creo que apostar por el sector turístico es garantía de encontrar trabajo mañana.

Dos personas coordinan los controles sanitarios en el aeropuerto de Gran Canaria. / Atlántico hoy

– Comienza la temporada alta de turismo. ¿Observáis en el número de reservas y su duración que Gran Canaria se puede convertir en una especie de refugio de invierno por la situación energética?

– Europa tendrá dificultades por el tema climático; No es lo mismo el invierno continental que el invierno que tenemos en Canarias. Esto puede traer más turistas a Gran Canaria, es una esperanza que tenemos. Estamos preparados porque tenemos un destino turístico mejorado con respecto al 2019, estoy convencido de que así es. Tenemos una conectividad histórica: 30% más de asientos en vuelos reservados. Pero también es cierto que el modelo turístico tras la pandemia ha cambiado un poco, sobre todo en la fase de reservas. Ahora se hacen a corto plazo. Todavía estamos un 20% por debajo de las reservas que había en 2019 a estas alturas del año.

Leer también  Una estrategia para la formación profesional dual

– El Patronato de Turismo de Canarias ha lanzado una campaña en el mercado alemán invitando directamente a los pensionistas alemanes a venir a Canarias y presentando el archipiélago como refugio de la crisis energética. ¿Qué valoración haces de esa campaña? ¿Pretende el Cabildo realizar una campaña similar?

– Estamos en campaña permanente. Creo que el Consejo de Turismo de Canarias es una buena idea. Sin duda, tendrá un impacto en muchos turistas potenciales y tal vez resulte que consigamos más. Pero la ayuda que escuché del gobierno alemán fue de 300 euros en un solo pago mensual, cuando se trata de que aumentar la electricidad puede costarle a un alemán alrededor de 4.000 euros al año. No sé si esa ayuda será suficiente para animarlos a viajar más allá de los que ya lo tenían en mente.

– Solo tenemos que abrir el debate sobre la tasa turística, que también fue una de las medidas del Pacto de las Flores. ¿Cómo lo ves?

– Creo que es un tema que hay que estudiar. Pero también es cierto que la industria turística viene de una pausa histórica, de pérdidas millonarias. Estamos en un momento estratégico y parece que Canarias puede actuar como locomotora para la recuperación de la economía a través del sector turístico. Creo que hay que abordar este debate, pero dadas las circunstancias en las que nos encontramos, con muchas incertidumbres pendientes, ahora mismo no es el momento. Hay que tener claro la cantidad, para qué sirve, cosas que aún no me quedan claras y creo que ni la sociedad canaria lo tiene. Debate sí, pero hay que alejarlo un poco del escenario actual para intentar, como decía, normalizar esta situación. Y cuando la industria del turismo esté en pleno funcionamiento, ponerlo sobre la mesa, porque creo que obviamente es un tema que hay que trabajar.

– Otro debate que lleva tiempo abierto y en el que nadie es capaz de ponerle un cascabel al gato es el cambio de modelo turístico. Todos se llenan la boca hablando del cambio de modelo para hacerlo más sostenible, pero nadie da el paso para ejecutarlo.

– Examinamos a los turistas que llegan a Gran Canaria cuando se van. Les preguntamos qué les gusta más y sus inquietudes. Y descubrimos hace un par de años que le estaban dando cada vez más importancia a la parte de la sostenibilidad. Los turistas están cada vez más interesados ​​en saber si el destino al que van está implicado en la lucha para frenar el cambio climático. Pero también es cierto que en el caso de Canarias, todos o la mayoría de los que vienen aquí llegan en avión, que es conocido como uno de los medios de transporte más contaminantes. Parece que el mensaje por el que apostamos a contener el cambio climático es un poco contrario y, sin embargo, nuestra mayor industria es quizás la que más contamina. Creo que aquí se están dando grandes pasos. El Cabildo de Gran Canaria ha liderado una campaña muy potente para intentar introducir la fotovoltaica tanto en la industria como en el ámbito privado. Creo que tenemos mucho trabajo por delante en este sentido, pero estoy convencido de que la mayoría, si no todas, las instituciones públicas y privadas saben que a medio plazo esto es una realidad y que si no lo hacemos no se pondrá a trabajar Para lograr estos objetivos, no solo se está desmoronando la industria del turismo, sino que nos estamos desmoronando para poder vivir cómodamente, con tranquilidad, con la certeza de que entregaremos un planeta a nuestros nietos dentro de 50 años. ahora.

Leer también  40 años de compromiso con el pluralismo

– ¿Pero se puede avanzar hacia la sostenibilidad recibiendo cada vez más turistas? ¿Es uno compatible con el otro?

– Soy de los que creen que no hay que obsesionarse con un millón más o un millón menos. Hay que apostar por el turismo sostenible. E incluso cuando hablamos de turismo sostenible hablamos de que al final es un negocio y lo que debemos buscar es que el turista venga a Gran Canaria a dejar más dinero atrás. Y para que quede más dinero, para que sea más rentable, hay que ofrecer cosas de mayor calidad. Y estamos trabajando en ello. Por eso hemos tratado de visibilizar otras potencialidades que tiene la isla para poder ofrecer al turista productos de calidad superior, para que deje más dinero atrás. Creo que el turismo evolucionará de modo que las personas que viajan tendrán que gastar cada vez más dinero, a menos que les digamos lo contrario.

– Las Palmas de Gran Canaria es vivir en auge hotelero. Está en el registro de establecimientos. ¿Cómo lo califican desde el Ministerio? ¿Es algo que ha sido promovido por las instituciones públicas?

– Sin ocultar las fortalezas que tiene un destino como Gran Canaria, hemos trabajado mucho para diversificar y hacer visible el otro potencial que tiene la isla. Es cierto que cuando se habla de Gran Canaria parece que la gente viene aquí única y exclusivamente a pasear y tumbarse todo el día en esas maravillosas playas. Gran Canaria no es como la isla de hace 50 años, cuando la gente venía sólo para eso. Tiene mucho potencial. Y sin duda, una de las cosas que tiene es una ciudad moderna, perfecta para ir de compras y además muy bien comunicada. Con las carencias que pueda haber, las distancias son cortas y pueden venir perfectamente estando en Playa del Inglés, en la mejor zona turística, en Las Palmas. Y luego tiene uno de los puertos más potentes de Europa, que también atiende a muchos turistas a través de cruceros. Creo que hay que seguir apostando, animando a los empresarios a seguir trabajando en esta dirección.

Leer también  Nutricionistas, docentes de la ULPGC y periodistas analizan "Divulgación científica y mediática"

– En Europa ha habido muchos problemas en los aeropuertos. Muchos empleados han sido despedidos y no contratados. Y hubo colas y retrasos. Fuentes del sector valoran positivamente la apuesta por los ERTE en España.

– Entre las muchas herramientas que se han puesto encima de la mesa, el ERTE del Gobierno español ha servido para dar tranquilidad a la sociedad. Creo que fue un éxito. Estos son otros aeropuertos europeos que ya han colapsado en algunas ocasiones. Recuerdo que Canarias fue la primera en poner sobre la mesa un protocolo COVID en el que intentaban manifestarse y poner herramientas seguras para seguir con el turismo dentro de una cierta normalidad. Recuerdo que la OMT vino aquí para verificar que estos protocolos funcionaran. Hay que decir que, a pesar de esta situación, encontramos poca incidencia entre los turistas que llegaban. Tanto en España como en Canarias siempre se ha actuado después de escuchar a los expertos y las propuestas puestas sobre la mesa han resultado ser mayoritariamente correctas con el tiempo. Y volviendo al principio de la cuestión, sin duda de todas estas medidas, el ERTE fue una de las más importantes. Creo que hemos salido de esta situación con un destino turístico más preparado, más moderno, sin haber perdido un ápice de su potencial.

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.