Mar. Oct 3rd, 2023
1923: el año de la oscuridad que casi acabó con todos los negocios

Hace 100 años, en 1923, la sociedad isleña estaba envuelta en dos temas que acaparaban constantemente la atención de las noticias: las elecciones y las grandes diferencias que existían, en la tranquila provincia de Canarias, entre la isla de Tenerife, donde el Se concentró la política y Gran Canaria. «Gran Canaria es la isla que más impuestos paga y la que menos recibe»la prensa oró en todo momento, cuatro años después de la división provincial.

Esta situación político-económica y la falta de promotores y estructuras adecuadas para la práctica del deporte vernáculo, como las hubo unos años antes en los que se embriagaba de éxitos, llevó la lucha libre canaria casi a su desaparición, ya que no se organizaban juegos. Sólo el dinero mantenía en movimiento a los buenos luchadores y lo mantenían las peleas de aficionados en los festivales de algunas ciudades, donde los mejores apenas intervenían.

Repasando los diarios Diario de Las Palmas y La Provincia, de Gran Canaria, así como el Heraldo de La Orotava, El Progreso, La Gaceta de Tenerife o La Mañana, este último de Tenerife, se reflejan estos datos. Libros Historia de la lucha de Canarias. Telde 1870-1985 de Santiago Henríquez, así como la de Maninidra, luchando a orillas del Guayadeque, de Manuel Tarajano y la revista Canarias Turística de 1912, se obtiene material gráfico.

Gran Canaria

En los primeros meses del año no se programaron encuentros de categoría en Gran Canaria, o la prensa no los informó, salvo en el último trimestre y eso pareció arrojar algo de luz. Varios artículos en los medios de comunicación hablando de la crisis que sufren las «luchas canarias» parecen haber hecho resurgir cierta actividad.



Ya en 1922, los medios de comunicación reflejaban los graves problemas de la lucha canaria, centrándose principalmente en la mercantilización, citándola como la causa de su casi desaparición y de que permaneciera en el punto de mira. 1923, año en que poco o nada se supo de la lucha hasta el mes de mayo. La Provincia se hizo eco de una pelea, pero por las fiestas de La Orotava en Tenerife.

En septiembre de 1923 apareció la primera revista, con motivo de la bajada del ramal a San Nicolás, donde habría en aquellas fiestas, según el cartel de la misma, «peleas canarias improvisadas», más para los jóvenes de la ciudad que para los luchadores experimentados. Posteriormente, el Consejo de la Mujer del Hospital Infantil del Puerto organizó tres retos solidarios en los que lucharon Francisco Tavío y José Beatriz, Vicente Cabrera y José Sosa, siendo el tercero Domingo de Vera con José García. Paleto.



A finales de este mismo mes, Diario de Las Palmas escribía que “este noble deporte, tan nuestro que por su arte y gallardía no puede compararse con los demás, extraños que tanto nos privan hoy, resurge después de un tiempo en el que casi acaban con él por el interés y el afán de lucro, el mayor enemigo que puede tener este juego de Canarias, sobre todo desinteresado como manifestación exponencial de un pueblo fuerte y pujante”. En otro apartado leemos: «La lucha libre era un acto obligado en las fiestas y en los bienes públicos, improvisados ​​en plazas, canchas y en las playas donde nuestro luchador más famoso llegaba solo a exhibir su poderío y su arte y dejando bien puesto el nombre de su nombre.. Esto ha desaparecido y el interés difícilmente se puede quitar. Hoy pelean por dinero. Es descorazonador, pero en los tiempos que corren todo se explota ya que el combate canario es el más valeroso y hermoso ejercicio físico, escuela de lealtad y nobleza; manifestación artística». El periódico ha pedido a las instituciones que intervengan para su recuperación.

Primera gran pelea

el 21 En octubre se inauguró el campo de batalla al oeste de la Fábrica Eléctrica, con un precio de combate de 1,25 pesetas para adultos y 0,75 céntimos para niños y soldados. Según la prensa, participarían los mejores atletas del norte y del sur. Por el norte, Domingo de Vera, Vicente Martín, Juan González (Zurdo), Juan Cabrera, Domingo Hernández, Ángel Alberto, Faustino Díaz, Francisco Tavío, Agustín Santana, Juan Suárez (Siete Caballos), José Ramírez, Pedro Alemán (Mascahierro) fueron seleccionados), Blas Suárez, Pedro (Latonero) e Ignacio (Cubanito). Por el sur iban Laureano y José Sosa, José Herrera (Gato Chico), Fernando Ruano, José Beatriz, Domingo Hidalgo, José García (Palurdo), Miguel Mayor (Pollo del Cortijo I), Bartolomé Espino (Rabioso), Cristóbal y Pedro Méndez (Los Gatos), Sebastián Flores, Andrés Benítez y Juan León. José Florido, de Marzagán, interviene según consta en la crónica posterior del hecho. La victoria se debió a dos luchas por el norte donde se destacó Domingo de Vera, el más aplaudido.



El 4 de noviembre se dio otra pelea en la cancha La Providencia «con una participación extraordinaria», pero en esta ocasión también con algunos retos, como el de Domingo de Vera y Bartolomé Espino (Rabioso). «En la lucha, la victoria también fue para el norte, que presentó un nuevo luchador, Blas Cañada, otro majorero que causó gran impresión al derrotar a los mejores atletas del sur». Por su parte, Domingo de Vera logró un 2-1 con Bartolomé Espino (Rabioso) en el desafío.

El 25 del mismo mes, en el Campo de Deportes Canarios, volverían a enfrentarse y el norte presentó algunas novedades, como Joaquín Vera, el lanzaroteño Segundo Rodríguez, Francisco Jiménez y Basilio, de Guía. Por el sur, los nuevos eran Andrés de León (Pollo de Marzagán), Ángel Tejera, Pedro Rodríguez y Fernando Santana. Para animar a la afición, los veteranos Miguel Cabrera Mandarria y José Santana Tabletas harían un reto.

La actividad no terminó ahí pues volvieron a torear el 9 de diciembre en el campo La Providencia, así como dos desafíos entre Vicente Martín y Miguel Mayor Pollo del Cortijo I, mientras que Mandarria aceptó otro de Basilio Rivero, enviado a través de la prensa y respondiendo del mismo modo por parte del gallego. La víspera en San José hubo un choque entre jóvenes hinchas del barrio y San Nicolás «a precio razonable».



El 23 de diciembre se llevó a cabo el quinto encuentro entre Norte y Sur y con un desafío entre José Florido y Blas Cañada, también cuestionado por la prensa, quien escribió que «si bien hay excelentes luchadores haciendo el programa hoy, pero se repite todos los domingos y va perdiendo interés. Siguen siendo los mismos». El último cuarto salvó al deporte vernáculo de un apuro terrible.

tenerife

Lo mismo ocurrió en la isla de Tenerife, ya que en los primeros meses del año solo el Heraldo de La Orotava publicaba los combates en la zona norte. El 28 de enero se anunciaba una pelea entre Puerto de la Cruz y La Laguna como primera de la temporada.

El 18 de marzo se disputó un partido de fútbol entre Tenerife y Orotava, seguido del reñido Orotava-Puerto Cruz contra Tegueste, que finalizó 12-5 y donde «Perico fue el hombre de la tarde al desembarcar con cinco atletas de Teguera, entre ellos los hermanos Melián».

El 29 de marzo, El Progreso anunció un partido entre un equipo de la capital tinerfeña y otro del norte. Por Santa Cruz lucharían Antonio Afonso, Mariano Cabrera, Jose García, José Perdomo, Aureliano Albertos, Manuel Lugo, Francisco Suárez, Ricardo Campos, Manuel Morrocoyo, Isidro García, Adrián León, Ricardo González, Manuel García y José Castellano, mientras que por la al norte estarían: Domingo Ojeda, Pedro Gutiérrez, Manuel Regalado, Tomas Ruiz, Enrique Hernández, Cándido Medina, Manuel Rodríguez, Norberto Peña, Manuel Hernández, Celestino Dévora, Juan Sánchez Juan García, Pedro Perdomo y Manuel Ortiz.



El pasado 2 de abril, dicho medio escribía que «con un numerosísimo público propio de grandes solemnidades, tuvo lugar en el ruedo un combate de lucha canaria entre los partidos del Puerto de la Cruz Orotava y esta capital. Daba igual el partido porque, pese a ser hinchas de esta ciudad, algunos tumbaron a los de Orotava Puerto Cruz. El encuentro termina tan pronto como el Rosario de Aurora. Una semana después, este mismo diario daba cuenta de la lucha por el regreso, aunque el Norte serio se fortalecía con elementos valiosos».

La Gaceta de Tenerife hizo una extensa crónica del mismo combate, felicitando el regreso de la lucha canaria a Santa Cruz, aunque calificó el enfrentamiento de «bruto y pesado combate».

La siguiente parada de juego habría sido en septiembre con motivo de las celebraciones del Cristo de la Laguna donde, históricamente, siempre se anunciaban las «luchas de Canarias».

Ya en diciembre aparece la última referencia a los combates de Canarias en el Cuartel de Infantería con motivo de las fiestas patronales, sin indicar quiénes eran los contendientes.

Esta situación en 1923 hizo que en el libro La historia de la lucha canaria en Tenerife en el siglo XX, dentro de las efemérides, este año aparezca vacío porque nuestro deporte vernáculo estaba en mínimos y en una situación muy precaria, a pesar de que eran aficionados. y luchadores.

Leer también  Ovación en Tenerife por el ascenso de la UD con Lucha Institucional

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *