Mar. Feb 27th, 2024
110 AÑOS DE TRABAJO POR GRAN CANARIA - Digital Faro Canarias

El pasado viernes celebramos el 110 aniversario de la creación del Cabildo del Gobierno de Gran Canaria. Ese día, reconocimos a personas y grupos que han sido significativos a través de sus trayectorias sociales o profesionales. La perspectiva de once décadas desde su establecimiento nos permite evaluar con serenidad una de las decisiones históricas que justifican con creces el progreso y dinamismo que ha mostrado la isla en el último siglo.

Estoy convencido de que quienes impulsaron la Ley de Cabildos el 11 de julio de 1912 celebrarían hoy con los ciudadanos de la isla el éxito y oportunidad de aquella Ley de organización administrativa y representación en las Cortes de Canarias que apoyó los consejos de creación insular.

La historia de Gran Canaria se aceleró con el inicio del Cabildo porque la institución funcionó como catalizador, referente y expresión de las necesidades estructurantes de nuestra sociedad. Así sucedió con las solicitudes de protección sanitaria o social, para la conservación o repoblación de nuestros bosques, para la garantía del abastecimiento de agua con una red de presas única en el mundo, con la ampliación del puerto de La Luz y Las Palmas o más recientemente con la reivindicación y realización de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Estas son las raíces de las que se nutre el cariño y aprecio que nuestro pueblo siente por una institución que está cumpliendo la misión para la que fue creada. Y podría seguir explorando cientos de testimonios sobre ese sentimiento de pertenencia e identificación que se ha gestado entre el Cabildo y la isla.

Y tan importante como aprender de la historia es comprobar que no desistamos de construir un futuro mejor para esta tierra, que avancemos como sociedad y que las personas y entidades reconocidas en este aniversario ejemplifiquen creatividad, esfuerzo, solidaridad, entrega en una forma excepcional de resiliencia en muy diferentes ámbitos… y todos ellos, con su aportación individual o colectiva, contribuyen a construir una isla atractiva, tolerante, inclusiva e innovadora.

Gran Canaria es una pasión que nos convoca a todos a impulsar propuestas sostenibles, innovadoras y referenciales para el desarrollo social y económico. El camino de las personas y colectivos premiados son historias de vida que mejoran nuestra convivencia. Vivamos mejor y cimentemos con firmeza nuestras proyecciones de futuro gracias a los aportes que se han sembrado en esta tierra.

Leer también  Gran Canaria recibe a expertos en oceanografía física para abordar el estado del Ártico y sus implicaciones

Con el gesto del viernes pasado esta isla, orgullosa y agradecida, devolvió ese invaluable aporte. Reconocemos este valioso esfuerzo, pero al mismo tiempo establecemos un modelo, un referente para que la sociedad lo tome en cuenta y continúe el camino iniciado.

Sentimos a nuestro alrededor que vivimos tiempos de incertidumbre y confusión. Pero desde Gran Canaria podemos proclamar que tenemos faros y guías en las personas y entidades premiadas porque todas tienen dimensiones de las que aprender, imitar, ejemplarizar. Frente a la cultura del pesimismo, hoy tenemos evidencias para fortalecer la cultura de la ilusión y la esperanza. No basta con tenerlos entre nosotros, pero es fundamental reconocerlos y visibilizarlos como hacemos cada año desde el Cabildo.

Aquella decisión de crear cabildos hace 110 años dio sus frutos porque se basó en tres éxitos que se han ido confirmando a lo largo de la historia de Canarias como fundamentales para organizar nuestra convivencia: el respeto a la singularidad de la isla, la representación democrática del Cabildo y la autodeterminación. -gobierno que te permite tener tus propias finanzas.

El estado y las instituciones europeas tardaron siglos en comprender nuestra singularidad. Lo más sencillo era equipararnos a territorios continentales y posicionarnos en el mapa según las Potencias Centrales.

Usualmente aparecíamos a unas pocas millas de la costa del continente y en el mar equivocado. Poco a poco aprendieron que somos atlánticos e isleños. Cada vez que surge una nueva circunstancia, se pone a prueba este equilibrio inestable. Para avanzar debemos mantener una gestión rigurosa y firmeza en la defensa de los derechos de Canarias.

Estas singularidades no son realidades definitivamente aprendidas, ni resueltas. Debemos recordarlos cuando hablamos de inmigración, inversiones en las islas, respeto a nuestra REF, traslados a países vecinos que atenten contra nuestros derechos o los de un pueblo abandonado, aguas territoriales o exploración petrolera o de tierras raras. El Cabildo ha mantenido y mantendrá una voz tranquila y firme en defensa de nuestros privilegios.

Leer también  Canarias impulsa una oficina iberoafricana con el tejido empresarial...

Y estoy convencido de que la comunión entre la empresa y el Cabildo, además de la misión que ha cumplido a lo largo de la historia, también tiene su origen en el carácter democrático y representativo de todos los regidores que lo han sido por elección directa desde su creación en 1912, salvo el paréntesis de la dictadura.

Era una diferencia con los consejos que se formaban por elección en segundo grado. Y ese plus de legitimidad está rabiosamente presente cuando se escuchan voces que cuestionan el sistema democrático e incluso la existencia misma de los cabildos.

En una época de profundos cambios, la democracia está siendo cuestionada y se abren paso posiciones reaccionarias y totalitarias, que destruyen los valores fundamentales de una convivencia basada en los Derechos Humanos. Queremos reafirmar la experiencia de progreso a la que nos ha llevado un modelo de cabildo democrático como un gran proyecto que estabiliza e identifica a nuestra sociedad. No queremos callar el riesgo para no lamentar la involución.

Saramago reflexionó sobre la debilidad de las democracias occidentales y escribió que “hay que cuestionarla en todos los debates. Si no encontramos la forma de reinventarlo, no sólo perderemos la democracia, sino la esperanza de ver algún día respetados los derechos humanos en este planeta. Sería entonces el fracaso más sensacional de nuestro tiempo, el signo de una traición que marcará para siempre a la humanidad.

Gran Canaria ha encontrado en su Cabildo la proyección de sus posibilidades sociales, económicas, culturales y políticas. Y desde estas raíces sólidas, como la palma y el drago, queremos aspirar a conquistar el futuro. Si los fundadores nos ayudaron a ganar el siglo pasado, depende de todos nosotros ganar el siglo venidero, por accidentado que sea.

Y les puedo asegurar que tenemos las mejores condiciones para hacerlo realidad porque nuestra gente está involucrada y preparada, desde la cercanía diaria a miles de hombres y mujeres que se comprometen a abrir sus comercios, sembrar sus tierras, cuidar su ganado y elaboración de nuestros quesos. , servir a los servicios públicos, acoger a millones de turistas, perseverar en la investigación y el conocimiento, consolidar el puerto y el aeropuerto que nos abren al mundo,

Leer también  Aguas canarias: más ácidas, cálidas y menos salinas que hace 25 años y a la espera de El Niño

Con estas certezas, asumimos el compromiso de impulsar, acompañar e impulsar las grandes transformaciones que mantendrán a Gran Canaria a la vanguardia de los nuevos tiempos que se avecinan. Y en esta importante celebración del 110 aniversario del Cabildo, deben quedar en nuestra conciencia referencias prioritarias que confirmen que la isla tiene un libro de ruta, que estamos enfocados en lo decisivo y que la confluencia social es la condición indispensable, como siempre. ha sido el caso, para el éxito.

Estamos ganando la apuesta de la sostenibilidad social y económica. La de la soberanía energética y alimentaria y la seguridad hídrica. El de la sociedad del conocimiento, la innovación y la isla inteligente. El de las economías azul, verde y circular. El de la movilidad sostenible con transporte guiado. La del turismo digital y sostenible. La de la protección del territorio y el paisaje, de nuestra biodiversidad y riqueza ambiental frente a la superpoblación. La de promover la cultura, el patrimonio histórico, la cohesión social, la igualdad, la solidaridad, el cuidado, la vivienda, el empleo… El compromiso de Ecoísla.

Pedro García Cabrera nos interpretó cuando escribió: “Caminos que me conducen, sombreados de esperanza,/a rocas que no se nublan y a piedras enamoradas/a dialogar con las cumbres de los sueños que no se alcanzan./Pero si tú quieres leerlo, solo verás en sus tiras/ los caminos de una isla llamada Gran Canaria…”

Antonio Morales Méndez

Presidente del Cabildo de Gran Canaria

Por Jose Luis Pastor Gomez

Jose Luis Pastor Gómez es un famoso periodista español. Nació el 5 de mayo de 1966 en Madrid, España. Tras finalizar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera profesional como periodista en 1988. Ha trabajado para varios periódicos y revistas como El País, El Mundo y ABC. Además, ha colaborado en diferentes programas de radio y televisión. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios, como el Premio Rey de España al Mérito Periodístico (2001) y el Premio Nacional de Periodismo (2002). En la actualidad, José Luis Pastor Gómez es miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Editores de Periódicos (AEDE) y de la Asociación Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *